Entre despojos y delincuencia: la Asamblea de Barrios en la CDMX

La organización creada tras el sismo de 1985, pasó de ayudar a la gente a conseguir lugar para vivir a invadir algunos inmuebles

Por UnoTV

var VideoTV=”ybzCssOZmwe/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

En febrero de este año, el inmueble de 4 pisos ubicado en Laguna de Guzmán #60, en la colonia Anáhuac, fue invadido en su totalidad de acuerdo con los representantes legales de la inmobiliaria propietaria del predio. El edificio terminó de construirse en octubre de 2012 y no fue hasta junio de 2015 que se obtuvo la autorización de Uso y Ocupación por parte de la delegación Miguel Hidalgo.

 
César Prieto, uno de los abogados que lleva el caso, asegura que los departamentos se encontraban vacíos y no fue hasta principios de año que una supuesta nueva inquilina se interesó por rentar uno. El 20 de febrero, tras haber firmado contrato y entregado el depósito, esta persona permitió el acceso a un grupo de gente que tomo posesión de todos los departamentos.
 
Prieto afirma que el dueño de la inmobiliaria intentó entonces negociar con el grupo de invasores para que lo desalojaran. Sin embargo, respondieron con una extorsión: se identificaron como parte de la Asamblea de Barrios y del grupo “Los Claudios” y “Las Lobas” y exigieron 6 millones de pesos para desalojar el predio, lo cual corresponde al 60% del total del inmueble.
 
A la fecha, el caso es investigado por la Fiscalía Descentralizada de Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana con la carpeta de investigación NO. FMH/MH-1/T1/00357/16-03.
 
Lo extraño de este caso, es que la manera en que fue ocupado ilegalmente el predio no concuerda con el modus operandi que tradicionalmente utiliza la Asamblea de Barrios Poniente, el cual destaca por:
 
1.       Invadir predios en disputa, donde difícilmente se puede comprobar quién es el propietario del inmueble.
 
2.       La negociación y posterior extorsión de los vecinos que lo habitan.
 
3.       El uso de cámaras de seguridad y vigilancia para protección del predio.
 
4.       La colocación de mantas y símbolos en el exterior que denoten el resguardo de la Asamblea de Barrios en dicho predio.
 
Fuentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México afirmaron que aún no han logrado identificar si en el caso de la colonia Anáhuac la Asamblea de Barrios modificó su modus operandi para invadir o si se trata de otro grupo que utiliza el nombre para intimidar a los legítimos dueños y despojarlos de sus propiedades.
 
 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo