Más que una quincena

México es el país con mayor insatisfacción laboral en América Latina, sólo el 12% de los trabajadores se dicen felices

Más que una quincena

Recibir la quincena los días 15 de cada mes, el bono por puntualidad y el aguinaldo en Navidad; hoy ya no es lo único que un empleado desea recibir. Por supuesto que nunca ha sido el ideal, sin embargo, es en la actualidad cuando las maneras de trabajo están cambiando y rompiendo paradigmas a marchas más aceleradas. Quienes se insertan actualmente en el mundo laboral ya no buscan lo que los trabajadores de hace algunas décadas querían.

Actualmente los empleados buscan un “plus” que va más allá de percibir un sueldo económico, entendiendo plus, mejor dicho como un requisito que actualmente deben o deberían ofrecer las empresas sin excepción. Ese extra al que me refiero es a lo que en el mundo laboral actual, se le conoce como Salario Emocional.

Te ha pasado o conoces a alguien que, aún teniendo un buen puesto, prestaciones y sueldo; muchas veces no están conformes con su trabajo “¿quién sabe por qué?”. Déjame decirte que lo que realmente les pasa en el fondo, es que no están recibiendo de su empresa, este tipo de salario. 

La Asociación Española define este término como: “La retribución de un empleado en la que no se incluye lo económico. Tiene la finalidad de satisfacer necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador. Al mismo tiempo busca mejorar la calidad de vida del empleado y fomentar una conciliación laboral”.

En resumen podemos entender que el objetivo primordial de esto es el incentivar de forma positiva en el empleador la imagen que tiene sobre su ambiente laboral, teniendo como consecuencia: Aumento de productividad,  disminución en la rotación de personal, reducción del ausentismo, y por lo tanto menores gastos administrativos en la empresa.

Un estudio global realizado por Gallup arrojó que México es el país con mayor insatisfacción laboral en América Latina, donde sólo el 12% de los trabajadores se encuentran felices en su trabajo actual. Si comparamos esto con los datos de la revista Harvard Business Review que informa que un empleado feliz es 300% más innovador; podemos descifrar que tenemos a la vista una gran problemática que atender en nuestro país. 

A continuación te dejo 10 síntomas para saber si en tu empresa se ofrece Salario Emocional. Identifica aquellas que se implementan y las que no, para paulatinamente llevarlas a cabo y generar consciencias despiertas hacia la transformación obligada que debemos hacer para atender a las nuevas exigencias del mundo laboral. 

1. Puntualidad. Si todavía no es hora de entrada y tú o la mayoría de tus compañeros ya llegaron. 

2. Creatividad. Cuando las lluvias de ideas para implementar, mejorar o innovar parecen no parar. 

3. Fundamentos idóneos. Cuando las quejas quedan de lado y se convierten en críticas constructivas y retroalimentación. 

4. Cafeteras encendidas. Si hay servicios básicos de alimentación como café, algún refrigerio y aparatos electrónicos para tus alimentos. 

5. Home office. Si a diario no ves a tus compañeros o tú no vas todos los días porque se han implementado diferentes modelos de trabajo. 

6. Neuronas activas. Cuando tienes opción de tomar seminarios, cursos y talleres para tu capacitación.

7. Como en casa. Si en las paredes hay colores, cuadros y los escritorios tienen fotografías de tus seres queridos. 

8. Personalización. Si se conocen entre todos, y quiénes son más allá de sus ocho horas laborales, sus pasiones y hobbies

9. Apaga las velas. Cuando es cumpleaños de algún colaborador y el escritorio se pinta de festejo. 

10. Liderazgo. Si el régimen de jefe tradicional quedó en el pasado y te sabes guiado asertivamente hacia el logro de las metas en común.