Grupos antisistema, autores de la caída de las encuestas electorales

Especialistas consultados por Publimetro señalaron que las encuestas electorales deben renovarse para recuperar su credibilidad

Por Oscar Santillán

Ante las derrotas que han sufrido las casas encuestadoras en sus estimaciones del voto, éstas ya preparan un cambio: detectar las emociones que mueven a los ciudadanos a la hora de votar.

En Estados Unidos las encuestas daban como ganadora a Hillary Clinton y perdió; en Colombia en el referéndum se estimó que ganaría el ´Sí´ a la paz y ocurrió lo contrario, mientras que en el Reino Unido triunfó el Brexit a pesar de que las encuestas planteaban otro escenario; lo que a la postre dañó la credibilidad de las casas encuestadoras.

Por ello México será en 2018 la primer gran prueba para que el sistema de encuestas demuestre que es, pese a todo, la mejor forma para estimar las preferencias electorales de los ciudadanos.

Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky expuso que entrevista con Publimetro que desde hace años está creciendo un movimiento antisistema, el cual es muy difícil prever cómo se comportará al final de una elección, por lo que es necesario, dijo, realizar algunos cambios en la forma en que encuestan.

Lo que tal vez tengamos que hacer es incluir en los reportes preguntas cualitativas o explicativas que te permitan prever el cambio. Por ejemplo, si se hubiera preguntado en Nuevo León (elección que ganó el Bronco): ´¿usted qué prefiere, continuidad o cambio en el próximo gobierno?´ Apabullantemente te contestarían que haya cambio de gobierno”.

Entonces cuando uno lee la encuesta dice: ´bueno podía ir adelante un partido, pero la gente quiere que ya se vaya´. Entonces podíamos empezar a prever que puede presentarse un fenómeno de ese tipo”, ejemplificó.

En consecuencia, comentó Campos, ahora tendrán que desentrañar el sentir del electorado así como sus preferencias electorales, y el escenario donde demostrarán que siguen siendo confiables las casas encuestadoras será 2018, ya que en la elección presidencial se presentarán muchas encuestas.

Las encuestas, mientras no haya otros mecanismos, seguirán siendo la mejor forma de aproximarse a conocer lo que está pasando. A lo mejor no son tan precisas, a lo mejor no pueden adivinar, pero para saber entre quién está la pelea sí (son confiables)”, puntualizó.

Sin embargo, los cambios no permearán la forma técnica con la que elaboran actualmente las encuestas, advirtió Roy Campos.

Para Iván Iturbe Carbajal, académico del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana y especialista en opinión pública, los ciudadanos desconfían de todo lo que pueda reflejar una institución, ya sea de los políticos, de los medios de comunicación y en este caso, de las casas encuestadoras.

Prefieren confiar más de una encuesta que salga en redes que de una que salga de una casa demoscópica seria (…) Lo que actualmente se ha comprobado, ya sea en Estados Unidos o en el tema del Brexit, es que la gente confía más en el candidato y luego en sus temas, ya sea por ser guapo, carismático o cualquiera de los factores emocionales”, agregó.

El especialista en opinión pública expone que tendrán que pasar años para que las casas encuestadoras se ganen, de nueva cuenta, la credibilidad de los ciudadanos y en el caso de México se verán las consecuencias de esta mala imagen en las elecciones de Coahuila, Nayarit y el Estado de México.

Yo creo que tienen que buscar mejores maneras de garantizar el anonimato a las personas. Por ejemplo, darte una boleta simulada y una urna para que de manera totalmente secreta – algunas ya lo hacen– digan su preferencia. Además deben perfeccionar el cálculo de cuánta gente va a salir a votar. Estos son los principales retos que tienen las casas encuestadoras en México y que seguramente ya lo están trabajando”, comentó.

La inseguridad, factor negativo en las encuestas

Otra de las cuestiones que han dificultado el trabajo de las casas encuestadoras es la inseguridad, más que la desconfianza de los ciudadanos, argumentó Roy Campos, presidente de Consulta Mitofsky, ya que hay zonas del país donde acceder es muy complicado por la vigilancia que se da a los encuestadores.

Hay zonas del país donde acceder es muy complicado, en términos de que son zonas peligrosas donde nos están vigilando, donde tenemos que hablar con ellos para explicarles lo que estamos haciendo. Pero sí hay un ambiente pesado. Ese es uno de los obstáculos. Y no sólo hablo de zonas rurales también de zonas urbanas”, puntualizó.

Análisis

Gabriel Pérez del Peral

Profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y de Economía de la Universidad Panamericana (UP).

¿Por qué han fallado las encuestas?

La gente no revela sus preferencias electorales como antes porque ha sido golpeada por la crisis de 2008-2009 y está buscando un cambio de gobierno. Entonces a la hora de aplicarles las encuestas, la gente por temor a perder el empleo o por ser discriminada no revela sus preferencias electorales.

¿Deben buscar las emociones de los electores?

No es fácil hacer cuestionarios ni reconfigurar los modelos econométricos para poder cambiar las encuestas. Un cuestionario está compuesto de dos elementos: el modelo econométrico que delinea las casualidades entre las variables y luego la forma en que agrupas los reactivos del cuestionario. Los centros donde diseñan las encuestas no están aplicando la metodología policórica.

¿Qué deben hacer las casas encuestadoras para recuperar credibilidad?

Hay que reestimar los modelos econométricos para que capten los cambios estructurales en las preferencias electorales de los ciudadanos.

¿2018 será la gran prueba para las casas encuestadoras?

Sí, y mira, desde 2012 empezamos a ver fallas en las encuestas. Por ejemplo, cuando Josefina Vázquez Mota se fue al tercer lugar muchas encuestas no captaron eso. Urge cambio en los modelos y calibrar los componentes de los cuestionarios y hacer reactivos que no se contradigan.

¿Es viable un acercamiento entre las encuestas y la academia?

Valdría la pena que pusieran a consideración de los medios académicos esta reconfiguración de los cuestionarios y de las encuestas para validar que sí estén captando las preferencias electorales y que ahora sí podamos confiar en ellas en 2018. Formar un consejo donde participen las casas encuestadoras, la parte académica y que realmente se dictamine que sí se calibraron las encuestas.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo