Senado aprueba uso medicinal de la marihuana

Los senadores avalaron el uso de los derivados de la marihuana con fines terapéuticos, pero dejaron fuera el autocultivo para pacientes de bajos recursos que no pueden comprar fármacos derivados de la cannabis.

Por Fabiola Ayala

El Senado de la República aprobó en lo general el uso medicinal de la marihuana, después de siete meses de  haberse retrasado la discusión en el pleno.

Con 81 votos a favor, dos en contra y cero abstenciones, el pleno de la Cámara Alta avaló, en lo particular las reformas a la Ley de Salud y el Código Penal federal para el consumo de los derivados farmacológicos de la cannabis.

La senadora independiente Martha Tagle se reservó los artículos 245 de la Ley General de Salud y el 198 del Código Penal federal, con los que se avalaría el uso de la cannabis no psicoactiva (cánamo), así como el autocultivo para los pacientes que no pueden comprar fármacos con la sustancia activa de la hierba. Sin embargo fueron rechazadas.

Antes, el dictamen fue avalado en lo general con 98 votos a favor, siete en contra y una abstención. La mayoría de los senadores coincidió en que el texto se quedó corto porque no cumplirá del todo con las necesidades de pacientes con  epilepsia, cáncer o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

El texto que dejó fuera la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto que consistía en elevar de cinco a 28 gramos la portación particular de la cannabis, fue remitido a la Cámara de Diputados para su discusión, aprobación y/o modificación.

Se incluyó que la Secretaría de Salud deberá diseñar y ejecutar políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o marihuana, entre los que se encuentra el tetrahidrocannabinol (THC), sus isómeros y variantes estereoquímicas.

El jueves pasado, las comisiones unidas de Salud; de Derechos Humanos; de Gobernación; y de Estudios Legislativos Segunda del Senado, aprobaron por unanimidad el dictamen en materia de regulación del uso de la marihuana con fines médicos y científicos.

Las reformas

Una vez que se reglamente, los interesados podrán adquirir en la farmacia los medicamentos que contengan extracto de THC en concentraciones de 1% o menos, siempre y cuando haya una receta médica de por medio.

En tanto, el artículo 198 del Código Penal federal se modificó para establecer que la siembra, cultivo y cosecha de las plantas de marihuana no serán delito cuando dichas actividades se ejecuten en los términos y condiciones que autorice el Ejército.

Se dejó abierta la posibilidad de producir los fármacos en territorio nacional siempre y cuando alguna universidad o laboratorio esté interesado en hacer las investigaciones correspondientes.

En el tintero…

El senador del PAN, Roberto Gil Zuarth consideró que se pudo hacer más, pues no se consideró el aumento del uso recreativo de la marihuana.

El legislador presentó una propuesta que permitía el uso de cannabis con fines científicos, medicinales y lúdicos. Uno de los postulados era eliminar el límite de posesión de la hierba para uso personal, bajo el argumento de que es un derecho humano.

Sugería la posesión de hasta seis plantas para autoconsumo, así como la creación del Instituto Mexicano de la Cannabis para la regulación del producto.

El texto contenía la creación de una empresa distribuidora del Estado y establecer un impuesto especial a la cannabis de 15%.

Aunque prohibía el consumo lúdico de la sustancia en lugares públicos y una edad límite para el uso, promovía la creación de cooperativas para la producción de marihuana y licencias para producción y distribución.

En tanto que Martha Tagle apuntó que “se quitó la parte valiosa de iniciativa” respecto a no considerar delito portación de marihuana para consumo personal.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo