México no ha lanzado ni una cuchara al espacio: Rodolfo Neri Vela

Publimetro conversó con el primer astronauta mexicano en llegar al espacio sobre sus aspiraciones políticas, el futuro de la ciencia en México y, por supuesto, de su exploración extraterrestre

Por Oscar Santillán
Es urgente la creación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, resaltó el astronauta. | Foto: Nicolás Corte.
México no ha lanzado ni una cuchara al espacio: Rodolfo Neri Vela

Puntual, en una pequeña sala de un hotel ubicado al poniente de la Ciudad de México, el primer astronauta mexicano en llegar al espacio habló en exclusiva con Publimetro sobre distintos temas que son de interés para México, el mundo e incluso más allá.

A 31 años del viaje que realizó al espacio en el transbordador Atlantis de la NASA, el doctor Rodolfo Neri Vela tiene algo seguro: los problemas que aquejan al país sólo se solucionarán con mayor educación e incentivando el desarrollo de tecnología propia.

En 1985 usted viajó al espacio y en ese tiempo México era otro. ¿Qué tan diferente es el país? ¿Qué ha mejorado y qué ha empeorado?

—México, sin duda, es un país que ha avanzado como otros países de la tierra. Está bastante interconectado, hay muchos medios de transporte, de comunicación y es algo que los jóvenes deben aprovechar y valorar más que nada. Yo hubiera querido tener Internet cuando era universitario o cuando era astronauta. Ahora uno se entera de las cosas en tiempo real y es muy útil. Esto, bien utilizado, puede lograr que México prospere a un paso más rápido del que vemos.

Sin embargo, hay muchos problemas sociales, mucha pobreza, gente marginada. Se requiere reforzar la educación, mejorar la investigación, aumentar los recursos para laboratorios, para centros de investigación, generar más patentes. El futuro está en la tecnología propia, en no confiarse demasiado en la maquila y ese problema que estamos viviendo actualmente por la industria automotriz; confiarse demasiado en esas cosas es dañino.

El futuro de México es la educación, invertir en desarrollo de tecnología propia y evitar la fuga de cerebros.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se habla de renegociar o cancelar el TLCAN. ¿Cuál es su postura al respecto?

—Tenemos que entender que geográficamente somos vecinos y lo seremos forever (risas), de modo que tenemos que llevarnos bien. A los dos países les conviene tener a un buen vecino. Creo que todo es cuestión de diálogo, de negociación, de ayuda mutua. De alguna manera, Estados Unidos tiene que apoyar a México para poder subir de nivel en tecnología, porque mientras México no sea fuerte en el ámbito de la tecnología, vamos a seguir en lo mismo: exportando aguacates, camarones, haciendo camisetas y lavadoras con planos, con conocimientos del exterior.

Sinceramente, como mexicano, creo que no hay que echarle la culpa a Estados Unidos de lo que nos pasa a nosotros. Aquí la clase política se ha encargado de saquear al país durante muchas generaciones y no pasa nada; siguen siendo lo mismo.

¿Y cómo evalúa el trabajo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM)?

—La Agencia Espacial Mexicana fue creada, ya ni me acuerdo cuándo. Creo que tiene seis años en funciones y todavía no vemos que se lance ni siquiera una cuchara al espacio. No sabemos qué hace realmente, muchos no saben que existe, ni siquiera dónde están sus oficinas. Yo les he dicho que los ayudo con mucho gusto, pero por alguna razón no les interesa.

La realidad es que se han perdido seis años y en buena medida también porque los recursos que se le han asignado han sido de risa. Yo espero que la agencia prospere, que se le asignen más recursos y que los jóvenes se sientan orgullosos de que México tiene una agencia.

Usted ha insistido en la creación de una Secretaría de Ciencia que no se ha concretado. ¿A qué atribuye que los políticos desdeñen esta propuesta?

—Les da miedo. Tienen esa mentalidad tonta de que no podemos, de que México sólo tiene vocación artística. La verdad, con bailables y con exposiciones de fotografía, sin ofender, no vamos a salir adelante.

Es urgente la creación de la Secretaría de Ciencia y Tecnología y más en estos momentos, pero que no sea un elefante blanco, que tenga verdaderos especialistas, que se exija transparencia y eficiencia. Porque, si se convierte en una oficina burocrática de cuates y de proyectos inútiles a costos elevadísimos, injustificados, moches y todo lo demás, pues no vamos a salir adelante.

La Secretaría de Cultura, sin duda es útil, pero no era urgente. La que sí era urgente era la Secretaría de Ciencia y Tecnología. Veremos si el siguiente presidente, porque dudo que éste lo quiera hacer, la crea. Pero que sea una institución seria y no un nido de puros cuates inútiles.

Usted declaró a un medio en Veracruz que dependiendo del desempeño de El Bronco pensaría en una candidatura a la presidencia. ¿Sigue en pie esta idea?

—Para nada. De hecho fue una puntada que tomaron en serio algunos periodistas y que empezó a circular en redes sociales, pero no.

¿Y no le gustaría?

—Recibí muchos correos electrónicos de gente que apoyaba la idea, ofrecían ayudar, todo gratuitamente, para recolectar firmas de distintas partes del país y de los Estados Unidos. A todos les contesté que gracias. Igual muchos periodistas me buscaron y les dije lo mismo.

Más que nada, la reacción que hubo refleja el descontento de la gente con el tipo de gobernantes que hemos tenido porque ya no aguantan, quieren algo que realmente funcione. No es de mi interés participar en un cargo político, yo me voy a seguir dedicando al tema de la educación. Cuando me busquen, y me den la oportunidad los medios, pues diré mis ideas, que no son muy del agrado del gobierno, pero tengo que decirlas.

Ahora ante el incremento de los combustibles, en redes sociales se apuntala a Carlos Slim como presidente. ¿Usted cree que México necesita de un hombre de negocios para salir adelante?

-No, porque hay muchos conflictos de interés. Necesitamos líderes que sepan de política, pero que sean honestos. Ahora el ser humano perfecto no existe, siempre tendrá debilidades, algunas fallas, algunos defectos, pero siempre hay que buscar al menos peor. Entonces, si un partido ya ha dejado clarísimo que no funciona, pues hay que darle la oportunidad a otros.

Y puede ser una oportunidad para Andrés Manuel López Obrador o usted qué opina. ¿Lo considera honesto?

—No lo conozco, no sé cómo es como persona, pero creo que es una opción que hay que tomar en serio.

En la actualidad se llevan a cabo protestas por el gasolinazo. ¿Realmente le vino bien al país abrir este sector estratégico o es una oportunidad para migrar a otro tipo de energías menos contaminantes?

Hay que hacer una tomografía y una radiografía de nueva generación a Pemex. Pemex es una institución que durante décadas ha funcionado mal y nadie lo reconoce. Toda la culpa se la echan al exterior.

Por ejemplo, una profesora o una enfermera se jubila después de tanto trabajo y le dan 5 mil pesos de pensión al mes. En Pemex a un técnico especializado al jubilarse le dan 80 mil pesos, 100 mil pesos al mes, todo gracias a la descomposición de los sindicatos, de los arreglos gubernamentales, del apapacho.

Y lo mismo se puede decir de la CFE donde los técnicos y los ingenieros tienen pensiones de 100 mil pesos al mes, totalmente absurdo e injusto. Y luego los aguinaldos, los bonos y los vales no sólo de gasolina, también el pago de celulares para los funcionarios, una serie de cananonjías y de abusos.

¿Podrían empeorar las cosas?

– Ahorita estamos viendo problemas con la industria automotriz y sigue la industria aeronáutica de la que tanto presume el gobierno de México. Y uno de los estados más afectados será Querétaro, porque así como se le está poniendo el freno a las inversiones en la industria automotriz se le pondrá el freno a la inversiones de la industria aeronáutica. Y esto nos lleva otra vez a la urgencia de crear la Secretaría de Ciencia y Tecnología.

En resumen ¿Está de acuerdo con el alza a los combustibles?

– No estoy de acuerdo. Es totalmente absurdo, es kafkiano que un país petrolero le venda la gasolina a sus ciudadanos a precios más elevados que en países que no son petroleros.

Su fuero interno

Usted ha escrito diversos libros sobre ciencia, pero cuáles son sus libros favoritos.

—Los míos (risas). Mis libros favoritos son Las mil y una noches, y las novelas policiacas de Sherlock Holmes y Agatha Christie.

¿Cree que existe vida que no es humana?

—Claro, existe la vida extraterrestre, estoy totalmente seguro. Y yo creo que en este siglo la vamos a descubrir. No mañana, en este siglo, repito. Hacer contacto o que vengan a vernos no lo creo, pero que se descubra vida tal vez en el planeta Marte o en alguna de las lunas de Júpiter o de Saturno.

¿Por qué no se podría hacer contacto?

Las distancias son muy grandes, a menos de que ya vengan en camino, que tengan una tecnología superavanzada, pero las distancias  realmente son alarmantemente prohibitivas. Yo creo que por muchos siglos los terrícolas vamos a estar limitados a hacer observaciones por instrumentos de lo que ocurre en otras estrellas o sus propios planteas, todo a distancia.

Si logramos ir a Marte dentro de 20 años qué bueno, pero de ahí todavía se requerirán otros 100 años para crear una colonia, un campamento porque no es fácil, cuesta dinero. Habrá gente que fallezca, habrá accidentes, entonces la cosa es calmada.

¿Y cree en Dios?

—Creo, no soy practicante de alguna religión al grado del fanatismo o de la fe absoluta, pero sí creo en alguna fuerza superior inexplicable que le debe de dar sentido a todo lo que nosotros vemos o de lo que estamos conscientes.

Yo creo que nadie tiene la respuesta. Respeto todas las religiones, todas son importantes, porque juegan un papel de convivencia y es lo que une a los pueblos.

TE RECOMENDAMOS:

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo