Pitbulls asesinos: ¿Perros peligrosos o dueños irresponsables?

Ante otro ataque de un pitbull contra una niña, vuelve el debate: ¿Esta raza es peligrosa o en Latinoamérica hay ignorancia con respecto a ellos?

Por Metro
Instagram
Pitbulls asesinos: ¿Perros peligrosos o dueños irresponsables?

Esta semana, en Medellín, Colombia, conmocionó el caso de un bebé de 14 meses que murió por el ataque de un perro de raza pitbull que pertenecía a su padre, mientras gateaba en la sala de su casa. Ahora, mientras que el futuro del animal es incierto, el hecho puso de nuevo sobre la mesa el tema de la tenencia responsable de caninos de razas consideradas potencialmente peligrosas.

Situaciones de esta índole son pan de cada día en las noticias no solo de Colombia, sino de países como Chile, México o Ecuador, entre otros, donde se registran miles de casos al año, lo que plantea el debate sobre si las acciones y leyes que regulan este tema son suficientes y si se cumplen o no a cabalidad.

¿Cómo se abordan estos casos en algunos países de América Latina?

En Colombia, por ejemplo, donde se presentan más de 13.000 casos de este tipo al año, según la Defensoría del Pueblo,  rige la ley 746 de 2002, que regula la tenencia y registro de este tipo de animales, la cual tiene en cuenta tanto la seguridad de las personas alrededor de estos perros, como la protección del animal.

“Si un perro potencialmente peligroso ataca a una persona infligiéndole lesiones permanentes de cualquier tipo, se procederá al decomiso y sacrificio eutanásico del animal por las autoridades que las alcaldías municipales designen para tal fin”, especifica en el artículo 108-M.  punto clave de esta la ley que, entre otras especificaciones, exige a los propietarios a mantener a las razas que entren dentro de esta clasificación con todas las medidas de seguridad.

En Chile, por otro lado, está a punto de ser aprobado un proyecto de ley que busca pormenorizar y endurecer frente a este tipo de casos, la ley de protección animal que está en vigor desde 2009.

Se dan alrededor de 13 mil casos anuales de ataques de perros en Latam

“Tenemos promulgada una ley de protección animal, dentro de la cual había un artículo enfocado a que la autoridad implementara programas de tenencia responsable y control poblacional… Pero se hizo de manera muy general y nunca se aplicó. Por eso, estos años hemos venido trabajando en un proyecto de ley de tenencia responsable, que regula detalladamente todos los ámbitos relacionados a la tenencia de animales de compañía. Ha demorado mucho la tramitación, pero ya está en fase final.

“Ahí en lo que se enfoca es en educar a la gente, en esterilizar masivamente a los animales, en hacerles el registro, trabajar con las organizaciones de protección animal, endurecer las penas vigentes contra el maltrato animal, al mismo tiempo, se regulan los criaderos y los locales de venta de mascotas, que tendrán que entregar los animales esterilizados. Es un proyecto integral”, afirma Patricia Cocas, fundadora de ProAnimal Chile y propulsora de este proyecto de ley.

Ecuador es otro de los países que tiene las reglas claras y se les exige a los propietarios, incluso, presentar a sus mascotas a pruebas de comportamiento que deberán superar para obtener una placa donde clasifican su aptitud para estar en sociedad.

“Los perros considerados peligrosos, como los de las razas pitbull o rottweiler deberán recibir un tratamiento especial por parte de sus dueños. No está prohibido tener este tipo de animales, pero sí es responsabilidad de sus propietarios mantenerlos en condiciones apropiadas para que no sea un peligro para la ciudadanía”, afirma Magdalena Saltos, jefa de la Unidad de Vigilancia de Situación de Salud de Ecuador.

¿Raza o crianza?

El debate siempre ha estado abierto al responder si en los casos de estos ataques, el detonante es la raza del animal o la crianza que recibe. Muchas organizaciones animalistas afirman que el problema de agresividad en ciertos caninos no tiene que ver necesariamente con la raza, sino con la crianza y que su comportamiento está determinado por sus dueños. sin embargo, expertos opinan que la raza sí tiene incidencia en el comportamiento de estos animales y que en la genética de cada una de éstas está predeterminada, en cierta medida, su comportamiento.

La adiestradora canina Loreto Oteiza, afirma que: “Sin duda, hay factores determinados por la raza,  pero todo eso va de la mano con la crianza. A un perro que se le enciende el switch violento, es difícil ponerle el off y volverlo amoroso. Por otra parte, es muy difícil que a un labrador, un golden o un perro así de dulce se lo pueda volver agresivo, pero sí lo puedes enseñar”.


Por su parte, la etóloga experta en psicología y adiestramiento canino de Waggo, Angélica González opina que existen otros factores situacionales que influyen en el comportamiento de un perro . “Hay que tener en cuenta es que este tipo de situaciones donde perros atacan o muerden no sólo se presentan con razas potencialmente peligrosas o con perros que consideramos ‘bravos’, pues hasta el perro más pequeño puede causarnos una lesión si nos acercamos cuando está en un estado emocional alterado (dolor, miedo, ira) ya que en ese momento activa si más grande arma de defensa… sus dientes”.

¿Por qué ataca un perro? 

Según González, existen, además, algunos factores importantes que exacerban estos ataques sin necesidad que haya un episodio puntual:

1). estados emocionales alterados en los que no existe intención de por medio.

2). Porque son territoriales y se sienten amenazados por la presencia de otro ser (cuando comen, cuando sienten que deben proteger recursos o persona).

3). Porque tienen problemas de comportamiento que no han sido corregidos adecuadamente.

4). Porque no tuvieron un adecuado periodo de socialización.

“Voy a hacer énfasis en ese periodo de socialización, ya que en definitiva es el que más contribuye a que los perros presenten problemas de agresividad, miedo, mal comportamiento y por supuesto agresiones. Existe algo que se llama periodo sensible de socialización, que se da en el cachorro entre los dos a cuatro meses de edad, que es el tiempo en que está más receptivo al aprendizaje, a la y la forma como debe relacionarse con otros (humanos o perros)”, explica González.

“Si el perro no es socializado y expuesto a la presencia de niños, adultos mayores, perros, en esa etapa, no comprenderá adecuadamente como comportarse con ellos y puede volverse intolerante ante su presencia.”, agrega González.

No obstante, los expertos coinciden en que es importante que los dueños estén atentos a las señales que dan los perros, ante este tipo de situaciones y propiciar una mejor convivencia entre el animal y su entorno.

¿Qué medidas tomar para evitar estos casos?

El doctor Javier Rivas, veterinario de la Universidad de la Salle, Colombia afirma que hay varias acciones que se pueden tomar para evitar el riesgo.

pitbull asesino

La primera es ejercitarlo. No mantener el animal en espacios muy pequeños o por tiempos prolongados. Además, recomienda “no hacerlo de manera errónea, con actividades de juego que estimulen la mandíbula”. Y afirma que es clave “no permitir a los menores tener comportamientos agresivos con los animales. Por el contrario enseñarles el respeto hacia ellos y supervisar siempre la relación entre los dos”.

Catalina Forero Ruiz/Metro World News

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo