Convocan a abrazar bebés que nacen adictos a las drogas

Los bebés sufren el síndrome de abstinencia neonatal que trae consigo una diversidad de síntomas molestos y dolorosos.

Por Sandra Angarita

A diario, cientos de bebés nacen con problemas de adicción a analgésicos, heroína y otro tipo de drogas que sus madres consumieron durante el embarazo, lo que les provoca un estado de abstinencia y otros problemas de salud.

Los primeros días fuera del vientre de la madre son muy complicados para los bebés, pues al no recibir las drogas, sienten malestares iguales que los que sufren los adictos cuando dejan de consumir sus dosis.

La necesidad del afecto

Para remediar esto, en Estados Unidos han publicado una “vacante” para solicitar voluntarios que abracen a los bebés para que puedan sobrellevar mejor los efectos de dejar las drogas.

Muchos bebés pasan semanas o meses en el hospital mientras se van desintoxicando, por lo que a veces no están con sus padres o madres. Para ellos, un abrazo puede ayudarles a sentirse mejor.

Efectos de un abrazo

Diversos estudios han demostrado los beneficios del contacto humano en los primeros días de vida de los bebés, además de que el personal médico ha confirmado que los voluntarios que acuden a abrazar a los pequeños mientras les cantan o susurran cosas dulces, provocan un efecto positivo.

“Estos bebés necesitan sentir amor, contacto humano y una voz suave para consolarlos cuando sienten dolor. Y los padres se sienten mejor sabiendo que, incluso cuando no pueden estar ahí, hay alguien que está meciendo y abrazando a su bebé”

menciona Mary Ann Malloy, jefe de enfermería de la unidad de cuidados intensivos neonatales en el Centro Médico Einstein en Filadelfia.

Malloy señala que muchas veces se sienten impotentes cuando los bebés están inconsolables, pero sólo basta que llegue un voluntario para que se tranquilicen.

Síndrome de abstinencia neonatal

Los bebés sufren lo que se conoce como síndrome de abstinencia neonatal (SAN) que se produce porque sus madres tomaban analgésicos y drogas como la heroína o metadona durante el embarazo.

Los síntomas dependen de lo que la madre consumía, pero algunos de los más comunes son:

  • Llanto excesivo
  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • Respiración rápida
  • Convulsiones
  • Trastornos del sueño
  • Temblores
  • Vómitos
  • Sudoración

Para tratar el síndrome, se requieren de medicamentos y observación en el hospital; sin embargo, recibir abrazos ayuda a reducir el tiempo de estadía y las dosis de los fármacos. En algunos casos, los bebés muestran otras mejorías como aumentar de peso más rápido.

Se buscan “abrazadores”

El reclutamiento de los “abrazadores” es una práctica muy común en Estados Unidos y ha sido utilizada desde 1980, con el objetivo de tranquilizar y ofrecer calor humano a bebés prematuros y a los nacidos de madres adictas al crack, situación que ha aumentado en los últimos años.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, cada 25 minutos nace un bebé con SAN y en 2013, un mayor número de mujeres confesó haber tomado analgésicos prescritos durante el embarazo así como un abuso de analgésicos recetados.

De 2000 a 2015, los casos se incrementaron en un 250%, con casi 20 de cada 1.000 recién nacidos, según indicó el Consejo de contención de costo de los servicios sanitarios de Pensilvania.

Con información de La Silla Rota

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo