Migrantes haitianos, africanos y cubanos varados en Tijuana colapsan albergues

Los migrantes se juntaron desde hace casi cinco meses por diferentes causas en Tijuana con la esperanza de ir a EU. Ahora temen ir al vecino país y los albergues ya no se dan abasto

Por Fabiola Ayala

Los migrantes haitianos, africanos y cubanos varados en Tijuana desde hace cinco meses con el objetivo de ir a Estados Unidos, han colapsado la ayuda en los albergues porque ya no quieren viajar, coincidieron organizaciones que ayudan a los extranjeros.

Al cierre de 2016, el Instituto Nacional de Migración (INM) registró el ingreso, por la frontera sur mexicana, de 19 mil 328 africanos, haitianos y cubanos, de los cuales 97% regresó a sus países, es decir 18 mil 259.

Previamente el organismo federal informó que había cuatro mil 300 haitianos y 11 mil 300 africanos repartidos en Tijuana, Mexicali y Sonora.

Haitiano busca trabajo en México

Un haitiano alojado en la iglesia Embajadores de Jesús de Tijuana,  contó a Publimetro que llegó a la ciudad hace dos meses, acompañado de su esposa e hija, con la idea de cruzar a Estados Unidos y buscar una mejor vida.

Pero mencionó que ya no quiere ir al país vecino porque sabe que sus paisanos, que lograron llegar, ya fueron deportados a Haití, donde no tienen ninguna oportunidad para sobrevivir.

“No tenemos otra opción, vamos a quedarnos en México y buscar un refugio y poder trabajar y mantener a mi familia”, señaló.

Incluso por el temor de ser deportado prefiere identificarse públicamente sólo como “Cris”, ya que su situación migratoria en México aún es irregular.

El hombre narró que hace cinco meses trabajaba en Brasil como pintor automotriz, pero perdió su empleo por la crisis política y económica que vive dicha nación.

“Cris” dejó su natal Haití porque no tenía oportunidades, pero al complicarse su vida en Brasil, él y su familia emprendieron un peregrinar por varios países para llegar a México, con ahorros de cinco mil dólares aproximadamente.

Sin embargo, los recursos se fueron esfumando, sobretodo en los dos meses y medio que vivió en Panamá, país donde, dijo, “no respetan a nadie”.

“En Panamá nos quedamos dos meses y medio, porque no dejaban pasar a las personas, nos retuvieron. No es su país que trate bien a las personas, son inhumanos; las autoridades, son salvajes y no tienen respeto por ninguna persona. Ahí gastamos todo lo que teníamos”, señaló en una charla vía Whats App.

Pese a las carencias que vive en el albergue, “Cris” reconoció que México “nos recibió con los brazos abiertos” y por eso busca regularizarse y tener un empleo.

Les pierden la pista

José Moreno, presidente de la Coalición pro Defensa del Migrante en Tijuana, refirió que desde hace 15 días no se sabe dónde se alojan por lo menos 500 haitianos porque ya no regresaron a los albergues, ni a las iglesias.

Comentó a Publimetro que se sabe que algunos se han mudado a Mexicali con la esperanza de alojarse en un lugar mejor y conseguir trabajo porque ya no se quieren ir a Estados Unidos como pretendían hace cinco meses.

Soraya Vázquez, vocera del Comité Estratégico de Ayuda Humanitaria (CEAH) comentó a este diario que la crisis por la presencia de migrantes haitianos, africanos y cubanos se agudizó en septiembre de 2016 porque se agotaron los recursos para brindar ayuda.

Estimó que hay aproximadamente cuatro mil haitianos repartidos en 33 albergues, de los cuales 84%, es decir 28 son iglesias cristianas.

Sin bien los centros de ayuda y los templos cuentan con espacio para alojar y alimentar a los migrantes que también están acompañados de esposas e hijos, los recursos e infraestructura no son suficientes.

“En los albergues hay muchas carencias tanto de infraestructura como de alimentación, no tienen qué comer. Es una situación muy complicada porque como no tienen su situación de manera regular y tampoco pueden trabajar para comprar comida, entonces cómo resolvemos el tema”, expresó.

Abundó que la mayoría de los haitianos y africanos llegaron a México provenientes de Brasil, pues se agotaron sus contratos de trabajo en las obras planeadas para el Mundial de 2014 y las Olimpiadas de 2016.

Dicha migración coincidió con la presencia de otros africanos que han huido de sus países por situaciones de extrema pobreza o conflictos políticos y sociales que los han puesto en peligro.

Los cubanos son otra población que por décadas también ha visto en México un puente para llegar a Estados Unidos en busca del denominado “sueño americano”, el cual que se ha ido desvaneciendo con el incremento de las deportaciones de migrantes ilegales.

El investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef), Guillermo Alonso Meneses, ha referido que Tijuana es una frontera más segura en comparación con otras zonas como Tamaulipas y Coahuila.

Además, de que la ciudad bajacaliforniana es el destino final de las rutas trazadas por los traficantes que cobran a los migrantes por acercarlos a la frontera con Estados Unidos, muchas veces sin garantía de lograrlo y arriesgando sus vidas.

En tanto que, Jaime Cinta, quien durante cinco años ha estudiado el paso de migrantes africanos por Tapachula, Chiapas ha mencionado que en la Estación Migratoria “Siglo XXI” de dicha ciudad, los extranjeros se entregan a las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM).

Ello porque dejan de ser reconocidos como ciudadanos en sus países de origen y al no poder ser deportados, las autoridades mexicanas les otorgan permisos temporales, de un máximo de 30 días, para que regularicen su estatus migratorio o salgan del país.

El especialista en migración ha advertido que el flujo migratorio hacia Tijuana se ha elevado por el cierre de fronteras entre Panamá y Nicaragua y la situación podría continuar porque se reportan hasta nueve mil migrantes varados en tales naciones.

El semanario Zeta documentó que Cinta identificó un aumento en migrantes de Etiopía en 2005, de Chiapas a Tijuana. Tres años después llegaron grupos de Eritrea y Somalia, “gente huyendo de conflictos armados, religiosos y guerras”. Dicha migración irregular atraviesa Brasil, Argentina, Ecuador y Bolivia, principalmente.

Otros factores que expulsaron a los haitianos de sus países fueron los sismos de 2010 y 2016, así como la catástrofe que provocó el pasó del huracán Matthew.

TAMBIÉN PUEDES LEER

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo