¿Cómo reconocer a una mujer empoderada?

La columna de Helios Herrera en Publimetro Dominical

Por Helios Herrera

Desde hace varios años, el mes de marzo se ha convertido en el mes de la mujer. Y aunque muchas veces no conocemos los motivos reales de ello, lo que es cierto es que es el pretexto perfecto para reflexionar sobre la importante labor de las mujeres en nuestra sociedad actual, con historias pasadas y futuros cada vez más prometedores.

El concepto de mujer empoderada se utilizó por primera vez en 1995 durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, China organizada por las Naciones Unidas, para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. 

El concepto empoderamiento se relaciona directamente con la palabra poder, entendiendo a esta última en todas sus variaciones, es decir, un poder no solamente sobre recursos financieros, ideológicos o humanos, sino un poder que va más allá. Un poder interno del ser, un poder capaz de hacer cualquier cosa, un poder generador de cambios y acciones para la transformación y evolución de las sociedades. Es así que, cuando hablamos del empoderamiento de la mujer, nos referimos a esa capacidad total e integral para actuar a favor del cualquier ámbito y situación.

El tema de empoderamiento de la mujer, nos ha acompañado ya por varios años, buscando que sea este género quien tenga nuevas y mayores oportunidades en diversos ámbitos. Sin embargo, en América Latina, los principales países de la región reflejan una baja proporción de mujeres en la alta dirección empresarial, reportando diversos estudios, que en Brasil apenas un 19% de las empresas tienen a mujeres en puestos directivos, mientras que México y Argentina, reportan el 18%.

Esto sin lugar a dudas representa un problema en muchos sentidos, por ejemplo en el económico, según el informe McKinsey Global Institute (MGI), el avance de la equidad de género puede agregar hasta 12 billones de dólares al crecimiento mundial. Esto se explica ya que actualmente las mujeres contribuyen muy poco en el Producto Interno Bruto (PIB) y ocupan una pequeña parte de la fuerza laboral remunerada en el mundo.

Es importante señalar que no se trata de dar mayor valor a un género o a otro, sino de buscar la manera en que se complementen en un entorno equitativo, donde sea el mejor talento quien ocupe cada puesto. Está comprobado que el empoderamiento te lleva a un estado emocional que, a su vez, te transporta a un estado químico que te conduce a hacer cosas que no pensaste que lograrías.

No importa si eres mujer u hombre, lo importante es que reflexiones sobre la importancia del empoderamiento de la mujer en la época actual y revises los siguientes puntos que te harán identificar a una mujer empoderada.

  1. No se comparan. Identifican que en cada mujer existe un potencial indiscutible que puede aportarles valor.
  2. Marcan sus límites. No dependen de algún factor externo para decidir hasta dónde y cómo quieren llegar.
  3. Son humildes. Conocen sus áreas de oportunidad y reciben de los demás las críticas que les ayudan a crecer.
  4. Rompen paradigmas. Llevan al extremo los roles tradicionales de la mujer y los desempeñan de manera innovadora.
  5. Saben perder. Así como gozan del triunfo, se sienten satisfechas cuando caen, ya que saben que es parte el éxito.
  6. Tiene alta autoestima. No necesitan de nada ni de nadie para saber de lo que están hechas y de lo que son capaces de alcanzar.
  7. Valoran a los hombres. Al saberse seres completos e integrales, no compiten con el género masculino y lo respetan.
  8. Son transparentes. No se andan con rodeos en ningún ámbito de su vida y evitan perder tiempo disimulando apariencias.
  9. Se cuidan. Reconocen que, para poder estar bien con el mundo exterior, primero deben procurar su persona.
  10. Son arriesgadas. No tienen miedo a nada, saben que tienen la capacidad absoluta para tomar retos y afrontarlos.
  11. Tienen actitud positiva. Tienen la capacidad para hacer oídos sordos ante comentarios negativos y lo gris lo pintan de color.
  12. No se victimizan. Son congruentes entre lo que piensan, dicen y hacen; reconocen que de nada les sirve autoflagelarse.

El tema real está en si eres mujer ponerte la camiseta con orgullo y pasión; y si eres hombre, recordar que, sin importar en qué entorno, las mujeres ayer, hoy y siempre serán parte fundamental de nuestras sociedades y nuestras vidas.

Piensa, reflexiona y actúa.

TE RECOMENDAMOS: 

Loading...
Revisa el siguiente artículo