Propone UAM regular ruido en construcciones de la CDMX

En la Ciudad de México, la Norma NADF-005-AMBT-2013 establece los límites máximos de emisiones sonoras que deben cumplir los establecimientos industriales, mercantiles, de servicio y de espectáculos públicos

Por Oscar Santillán

El ruido que se emite en las construcciones de la Ciudad de México conlleva un problema de salud pública para los capitalinos, advirtió el coordinador del Laboratorio de Análisis y Diseño Acústico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Azcapotzalco, Fausto Rodríguez Manzo.

“Llevamos más de 15 años con construcciones públicas y privadas. El problema es que la gente no se da cuenta de que el ruido hace daño, que es un problema de salud pública. En otras ciudades del mundo, por ejemplo, el ruido es un elemento que se toma en cuenta para elegir donde vivir”, detalló.

En entrevista con Publimetro, el doctor señaló que para prevenir el daño que genera el ruido de las obras es necesario que éstas cumplan con proyectos de protección acústica y con un estudio de impacto del ruido.

“Lo primero que tiene que haber es un reglamento que obligue a que los proyectos arquitectónicos tengan un proyecto de protección acústica, así como se presenta un proyecto de bomberos, de pararrayos. Y después se verifique que se ha llevado a cabo”, puntualizó.

El segundo paso, contó el especialista, es que las obras de la capital tengan un estudio de impacto del ruido, el cual debe ser obligatorio para cada proyecto que se pretenda llevar a cabo.

“Es necesario hacer un estudio, porque el problema de las construcciones en la Ciudad de México, tanto la pública como la privada, es que generan ruido en todo momento”.

“Desde que empiezan las excavaciones hasta cuando están colocando los últimos acabados y no existe dentro de la legislación nada que indique que es necesario proteger al entorno del ruido, porque hay protecciones respecto a caída de objetos pero no de ruidos”, comentó.

Por ello, apuntó el doctor, es necesario que se cree una propuesta para que se regule el ruido, es decir, que cualquier persona que va a realizar una construcción sea – pública o privada – presente un plan de cómo va a proteger de emisiones sonoras al entorno.

Así como los estudios de impacto ambiental buscan prevenir, mitigar y restaurar los daños al ambiente que puede generar una obra.

¿Cómo proteger a los vecinos del ruido que generan las obras?

Fausto Rodríguez expuso que a pesar de que existen procedimientos de construcción que son muy ruidosos se deben construir procesos que aminoren esta problemática.

“Si hay elementos de impacto, de excavadoras, de cualquier máquina de ese tipo, pues tienen que funcionar de tal manera que esté protegida hacia el exterior. Que tenga una barrera que atenúe de manera importante el ruido”, ejemplificó.
O cuando el edificio se encuentra en obra negra y trabajan en los acabados, tienen que hacer una construcción que impida el paso del sonido, agregó.

¿Cuáles son las protecciones?

A decir de Rodríguez, las protecciones en las construcciones son las ventanas dobles diseñadas para evitar el paso del ruido, así como los muros dobles o con retenciones interiores.

De igual forma, comentó, se debe evitar que las construcciones tengan mucha continuidad en sus elementos constructivos, ya que eso produce que el sonido viaje por todas las estructuras.

Ya que, dijo, es muy común encontrar que los pisos superiores o los cuartos aledaños generan sonidos tanto a nivel aéreo, es decir audibles, como de impacto.

“Depende del tipo de construcción, por ejemplo en otros países, en edificios muy grandes o que requieren que no se pase la vibración del Metro al edificio o el ruido de la calle al edificio ponen unos resortes especiales en las cimentaciones que hacen que se interrumpa el paso de la vibración”, detalló.

DATO

5 mil 892 denuncias por ruido y vibraciones ha recibido la PAOT de 2002 a 2017

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo