Seis de cada 10 mexicanos padece estrés laboral después de vacaciones

Los afectados por el estrés laboral manifiestan enfado, angustia y flojera, coinciden expertas

Por Fabiola Ayala
Los vacacionistas desorganizados sufren de estrés laboral. | Foto: Dreamstime
Seis de cada 10 mexicanos padece estrés laboral después de vacaciones

Un promedio de hasta seis de cada 10 trabajadores padece estrés laboral después de periodos vacacionales, debido a que no planean de forma adecuada el descanso, coincidieron expertas en psicología.

Claudia Rivas, psicóloga deportiva y experta en desarrollo humano empresarial, comentó a Publimetro que entre cuatro y seis de cada 10 pacientes afirma que finalizar un periodo de descanso les genera estrés laboral o escolar, en el caso de los menores.

Detalló que hay diferentes factores que desencadenan el estrés, pero los principales son la falta de planeación del descanso y evadir que tiene un fin o molestarse porque acaba.

Explicó que es natural que el cuerpo se acostumbre a un estado de confort permanente, pero es necesario definir en qué momento cortar de forma paulatina y no la noche previa a las labores cotidianas.

Acotó que las familias que buscan disfrutar hasta el último minuto de las vacaciones son las más propensas al estrés laboral o escolar.

La razón es que entre esos últimos minutos también deben preparar el regreso al trabajo o a la escuela y ello les desata sentimientos de fastidio, molestia y tensión.

Incluso dijo que hay quienes se aferran de tal manera a los días de vacaciones que en lugar de terminar el descanso vigente ya están buscando qué harán para el siguiente periodo de asueto o puente largo.

Por otro lado, la psicóloga Claudia Sotelo, manifestó que cinco de cada 10 pacientes se asumen estresados antes de regresar a trabajar porque les da flojera despertarse temprano de nuevo, enfrentar el tránsito vehicular e incluso, estar en sus centros laborales.

Señaló que dichos sentimientos se generan porque no se da un espacio para descansar de verdad y decir adiós a las vacaciones.

Independientemente del fin de las vacaciones, el estrés laboral es un estado permanente entre los mexicanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer en 2016 que en México 75% vive en dicha condición.

El organismo advirtió que dicho porcentaje supera en 5% el promedio de los trabajadores de países que integran el G20.

En el documento “Trabajar menos para trabajar mejor” evidenció que la semana laboral del mexicano dura en promedio 48 horas, pero en el mundo es de 40 y en algunos países se ha reducido hasta 36, como en Dinamarca o Finlandia.

La OMS define el estrés como la respuesta del cerebro ante cualquier exigencia. Para no gastar energía extra y mantenerse alerta, el cuerpo reprime tales funciones que no necesita para la sobrevivencia inmediata, como el sistema inmunológico y el metabolismo, de ahí que se desencadenen muchas enfermedades.

El estrés de los niños

Claudia Sotelo, también directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), mencionó que el estrés de los adultos se pasa a los niños cuando días previos al fin de las vacaciones emiten expresiones como “qué horror regresar a trabajar”, “qué flojera pararse mañana” o “hay que ir al super y alistar los uniformes”.

Abundó que los niños viven en el presente y nos están pensando en molestarse porque las vacaciones se van a terminar, pero si no se les ayuda a retomar la rutina días antes, les es muy difícil reanudar y fácil desarrollar molesta y estrés.

Claudia Rivas alertó que el estrés y la resistencia a la escuela se ha elevado en los menores de edad porque la ven como un sinónimo de castigos, represión y una carga de obligaciones poco agradables.

Ello, acotó, se debe a que el sistema educativo en el país está basado en atrapar el error de los estudiantes en lugar de impulsar los logros de una forma lúdica y el aprendizaje.

Incluso consideró que los estudiantes no deberían tener tareas, pues un esquema educativo bien planeado no requiere de asignaciones adicionales porque todo se logra en la escuela.

¿Cómo evitar el estrés y prepararse para el lunes?

Ambas psicólogas mencionaron que para evitar el estrés del lunes es necesario retomar la rutina días previos y darse el tiempo de planear y descansar.

Claudia Sotelo recomendó a los padres retomare algunas rutinas desde el miércoles o jueves; por ejemplo el horario para bañar a los niños, cenar e irse a dormir.

Lo importante es que dichas actividades no se informen con molestia, sino expresar que es una forma de no regresar cansados a  la escuela sin ganas de estudiar.

También se debe dejar claro que no se están robando días de descanso, simplemente hacer consciencia de que el fin está cerca porque así se programó desde el principio.

Para el próximo periodo vacacional, la psicóloga aconsejó planear de forma anticipada los días para salir de la ciudad o en su defecto las actividades recreativas a realizar en casa o fuera de ella, así como los días para las compras propias del arranque de la semana, chequeo de uniformes, lunch, tareas o proyectos pendientes.

A ello se debe estipular la hora en que todos se irán a dormir y levantarse con el suficiente tiempo para no enfrentarse al tránsito vehicular y retrasos.

Claudia Rivas abundó en que en la medida que los trabajadores eviten acumular pendientes disfrutarán más de su descanso y el regreso a sus centros de trabajo.

Llamó a los padres de familia a no transmitir mensajes de molestia o enfado a sus hijos por el fin de las vacaciones, sino dejarles claro que ya hubo un descanso y lo siguiente es seguir aprendiendo con gusto.

TAMBIÉN PUEDES VER:

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo