La basura en el Corazón de México

En 2015 se generaron diariamente más de 12 mil 843 toneladas de residuos, resultado de los más de ocho millones de habitantes de esta Ciudad

Por Publimetro

Columna invitada de Ricardo Monreal

De acuerdo al Inventario de Residuos Sólidos de la Ciudad de México, en 2015 se generaron diariamente más de 12 mil 843 toneladas de residuos, resultado de los más de ocho millones de habitantes de esta Ciudad y de los más de dos millones de visitantes diarios que por aquí transitan.
Dicho documento menciona que las demarcaciones territoriales que mayor cantidad de desechos generan son Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc, produciendo ellas solas, el 41% de los residuos.

Hace casi 20 meses la actual administración de la Delegación Cuauhtémoc asumió el poder y se encontró con una quiebra moral y económica que alcanzaba los aspectos sociales y gubernamentales más sensibles: calles destruidas, oficinas saqueadas, alumbrado público desatendido, vehículos sin mantenimiento, mobiliario urbano vandalizado y, por encima de todo, vecinos ignorados y maltratados.

A pesar del esfuerzo continuo de los trabajadores, las autoridades delegacionales de aquella época sumieron a la demarcación en un abandono general que propició el descuido de los servicios urbanos cuyo su impacto social se vio reflejado en calles oscuras, parques y jardines olvidados y en la proliferación de tiraderos al aire libre.

La delegación Cuauhtémoc es habitada por más de 550 mil personas y visitada diariamente por casi cinco millones de población flotante, que en su conjunto generan cada día más de mil 283 toneladas de basura.

Actualmente en la delegación se cuenta con una flotilla de 214 camiones, de los cuales 86 son anteriores al año 2000 y no son elegibles para ningún tipo de mantenimiento; se han adquirido seis y el gobierno central entregó 10.

Hoy se cuenta con 300 trabajadores menos de los que se tenían en 2013 para labores de limpia, del resto, al menos el 20% son mayores de 60 años, muchos prontos a jubilarse y las nuevas contrataciones están congeladas por el gobierno central. Un tema que me preocupa y ocupa desde el primer día de esta administración.

A pesar de lo anterior, con un manejo eficiente, eficaz y honesto de los recursos delegacionales implementamos diversas acciones para mejorar la atención a nuestros vecinos.

Brigadas de Rescate de atención a los 36 parques, jardines y camellones más visitados, así como las secciones 2a y 3a de Tlatelolco. El objetivo es lograr que vecinos y visitantes disfruten de los espacios públicos, antes abandonados, sucios y descuidados.

Brigadas Emergentes que operan a partir de las 22:00 horas y hasta las 5 de la mañana recogiendo basura de tiraderos a cielo abierto. En los 6 meses de campaña la cantidad de basura en tiraderos ha disminuido casi el 30%.

*Junto a la Secretaría de Seguridad Pública, desde el 9 de enero han sido remitidas 2 mil 900 personas al juez cívico, luego de ser sorprendidos tirando desechos en las calles.

*En acuerdo con los vecinos, se definieron los puntos más convenientes para la recolección de desechos de las 177 rutas -107 matutinas, 13 vespertinas y 41 nocturnas-.

*Los fines de semana se recorren las 33 colonias de la demarcación para el levantamiento de triques y apartalugares.

* Se implementó la campaña “No seas basurita, es tu calle” cuyo objetivo principal es alertar a la ciudadanía de las consecuencias del tratamiento inadecuado de los residuos sólidos.

Nueva York y Japón son un claro ejemplo del éxito obtenido si la sociedad civil, empresarios y gobierno trabajan en conjunto por mejorar las condiciones: en Nueva York el servicio de recolección únicamente pasa un día a la semana, el servicio público solo recibe los residuos habitacionales y gubernamentales, el sector comercial es recolectado por empresas privadas, las multas por violar las normas de saneamiento se han elevado en últimos tiempos y los grandes almacenes entregan sus desechos separados.

En Japón, por su parte, los desechos a reciclar se lavan y separan debidamente en bolsas casi transparentes, de medidas específicas; los basureros en la calle no se utilizan para arrojar desechos orgánicos y en caso de tener basura que supere las dimensiones establecidas, previa cita y pago de impuesto, el municipio acude hasta el domicilio para retirarla y darle el tratamiento adecuado.

Si bien, en la delegación Cuauhtémoc y en la Ciudad de México falta mucho por hacer, la realidad es que los pequeños pasos que pueda impulsar el gobierno local no se verán reflejados mientras no se cuente con la participación decidida de vecinos y empresarios para erradicar el hábito de tirar basura en la calle. El llamado es para que los vecinos participen decididamente, que se solidaricen unos con los otros para generar menos basura, separar correctamente y promover el reciclaje.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo