Financiarán transporte con cajones extras de estacionamiento

Por norma, los desarrolladores que sobrepasen el máximo permitido de espacios para autos, deberán dar una aportación al Fondo Público de Movilidad

Por Israel Zamarrón

Desde ahora, a las nuevas construcciones de la Ciudad de México se les exigirá un máximo de cajones de estacionamiento y no un mínimo.

Y quien sobrepase ese máximo, deberá aportar recursos al Fondo de Movilidad y Seguridad Vial para proyectos de Metro, Metrobús o Transportes Eléctricos.

La idea es desincentivar el uso del automóvil – y con ello bajar los niveles de tráfico y contaminación- y robustecer la red de transporte público masivo.

Los cambios a la Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico establecen que los proyectos cercanos a Metro o Metrobús sólo podrán construir el 50% del máximo de cajones.

EN CONTEXTO

Pero en caso de que los desarrolladores sobrepasaran dicho mandato, tendrán que aportar recursos al fondo mencionado para proyectos de movilidad.

En el caso de los desarrolladores de vivienda que quieran construir más cajones de los permitidos por norma, también deberán pagar los derechos por cajón extra.

No obstante, existe un periodo de gracia de 90 días posteriores a la entrada en vigor de la norma -este miércoles- tanto para la autoridad de la Ciudad de México como desarrolladores.

En este plazo, las Secretarías de Gobierno; Finanzas; Movilidad; Desarrollo Económico y Desarrollo Urbano y Vivienda “deberán definir el instrumento y procedimiento para el pago por los cajones” extras.

En tanto que los desarrolladores en el mismo lapso tendrán la opción de que las nuevas construcciones se sujeten a la nueva norma en materia de construcción o lo hagan conforme a lo establecido en la anterior.

Incluyen biciestacionamientos

Los cambios a la norma también indican que “las edificaciones deberán construir con cajones de estacionamiento para bicicletas”, lo cual no era obligatorio en la anterior.

Se detalla que los espacios destinados para bicicletas deberán tener accesos por rampa, elevador o con adecuaciones en escaleras para facilitar el traslado del vehículo no motorizado.

Los cambios a la norma fueron impulsados por el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en coordinación con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Gobierno de la Ciudad.

¿Por qué?

De acuerdo con el IMCO, la excesiva oferta de cajones de estacionamiento fomenta el uso del auto, por lo que se genera a su vez tráficos y contaminación.

El objetivo es que las construcciones que estén cerca de zonas conectadas con transporte masivo tengan poca oferta de estacionamiento para así fomentar el uso del transporte público o no motorizado.

El Índice de Tráfico Tom Tom indica que la Ciudad de México tiene la peor congestión del mundo; esto se debe a que en 20 años el parque vehicular creció más del doble.

Con estos cambios, consideró el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, la Ciudad de México hace un “cambio total en esta concepción de la pirámide que se habló en la movilidad de colocar en primer lugar a las personas y no a los vehículos”.

Lo anterior debido a que de los 16.8 millones de metros cuadrados construidos en la Ciudad de México de 2009 a 2013, el 42% fueron cajones de estacionamiento, es decir, 10% más que vivienda.

Loading...
Revisa el siguiente artículo