Sábado negro en Virginia: atropello masivo y caída de helicóptero tras marchas racistas

Un helicóptero de la policía se estrelló en Charlottesville al monitorear las protestas supremacistas en Virginia. Se esperan víctimas mortales

Por Miguel Velázquez
Foto: AP
Sábado negro en Virginia: atropello masivo y caída de helicóptero tras marchas racistas

Charlottesville, Virginia, vivió un sábado negro que enluta a Estados Unidos. Una marcha convocada por grupos blancos supremacistas terminó con choques violentos; enmarcados por un atropello masivo y la caída de un helicóptero de la policía con dos personas a bordo.

Al menos un muerto y 19 heridos se reportaron de manera oficial; sin embargo, el número de víctimas podría aumentar.

El presidente Donald Trump rechazó lo ocurrido desde Bedminster, Nueva Jersey, donde se encuentra de vacaciones por remodelaciones en la Casa Blanca. “Condeno en los términos más fuertes esta violencia. Ha ocurrido desde hace mucho tiempo. No desde Donald Trump o Barack Obama, desde hace mucho tiempo. Es vital la restauración de la ley y el orden”.

Trump se comunicó con el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, quien tuvo que declarar estado de emergencia por lo ocurrido.

“Nuestro país va muy bien en muchas maneras: bajaron los porcentajes de desempleo, tenemos industrias regresando al país, renegociamos tratados comerciales. Muchas cosas impresionantes pasan en nuestro país. Lo que pasó en Virginia es muy triste para mí. Nos tenemos que respetar”, señaló Trump.

Las autoridades han confirmado el arrollamiento, pero no han ofrecido por ahora detalles acerca del motivo, responsable y cifra de heridos.

El vehículo arrolló a un grupo de manifestantes cerca de las 13:00 hora local poco después de que el gobernador McAuliffe declarara el estado de emergencia en la ciudad. La caída del helicóptero ocurrió a las 4:50 pm, hora local.

Marcha “Unir a la derecha”, el origen de las protestas

Todo inició con la marcha “Unir a la derecha”. Esta fue organizada en protesta por el retiro de una estatua homenaje al general confederado Robert E. Lee, quien lideró a las fuerzas sureñas durante la Guerra Civil estadounidense.

La manifestación había sido descrita como “el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en Estados Unidos”, según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los que fomentan la violencia racial.

Los primeros enfrentamientos se saldaron con varios heridos, sin precisar la cifra exacta o su gravedad.

Jason Kessler, organizador de la marcha, subrayó en un comunicado que se trata de defender la Primera Enmienda de la Constitución que protege la libertad de expresión y respaldar a “los grandes hombres blancos que están siendo difamados, calumniados y derribados en EE.UU.”.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo