¿Qué imitar de los millennials para elevar nuestra productividad?

Nuestro columnista Helios Herrera habla de las virtudes de los millennials y de cómo podemos emular sus hábitos

¿Qué imitar de los millennials para elevar nuestra productividad?

Seguramente has escuchado el término millennial o bien eres uno de ellos, conoces a alguien, tus hijos o colaboradores lo son; en fin, de alguna u otra manera tienes contacto cotidiano con esta generación que ha impactado en muchos ámbitos a nuestra sociedad.

He sido testigo, y estoy cierto que tú también, de comentarios negativos o en contra de esta generación. Sin embargo, y a las pruebas me remito, hay características, actitudes y filosofías de vida de todos estos jóvenes, que sin duda alguna deberíamos de implementar en nuestra vida.

Yo me pregunto, si son ellos quienes están revolucionando el mundo actual, ¿no será que somos nosotros (los adultos) quienes no hemos probado las nuevas maneras que nos proponen?

Este domingo quiero compartir contigo algunos puntos clave que los millennials implementan en su vida diaria de manera innata y que los llevan a la consecución de sus objetivos gracias a su efectiva productividad.

Los 10 puntos

1. Exigentes. No se quedan a medias, les gusta la calidad y es por ello que son altamente críticos con lo que hacen. En su filosofía de vida está que las cosas se deben hacer bien y a la primera, no conocen el “ahí se va” en temas que los apasionan.

2. Sociables. Una de sus actividades rutinarias es conocer gente para formar redes de relaciones en diferentes ámbitos. En el transporte, esperando el café, en la fila del cine; se ha vuelto lo más normal y cotidiano que sean los jóvenes quienes inician una conversación.

3. Digitales. Dominan la tecnología y saben cómo usarla a su favor, están al día de cualquier App que pueda ayudarlos. Literalmente con un celular y conexión a la red, no importa el lugar en el que estén, son capaces de solucionar problemas de cualquier índole.

4. Ambientalistas. Son agentes de cambio y saben que en ellos está la diferencia para cuidar el mundo en el que viven. Como ejemplo, en un lugar de comida, la probabilidad de encontrar a un adulto usando popote es muchísimo mayor a verlo en un joven; su conciencia ecológica es mayor.

5. Arriesgados. No tiene miedo a aventarse a nuevas cosas, son fieles creyentes en experimentar para crecer. Creen firmemente que vida solo hay una, y como tal lo aplican en su vida para hacer y deshacer en todos los sentidos. El miedo los mueve a accionar en contraste a muchos adultos que nos paraliza.

6. Egocéntricos. Tienen identificado de lo que están hechos y de lo que son capaces de hacer, le dan valor a su persona. Ni los mayores fracasos, ni lo que otros puedan decir de ellos, son obstáculo para que sigan avanzando con la cabeza en alto por todos sus ideales.

7. Aprenden. Saben que los líderes son sus mejores guías y maestros; los observan y practican para accionar como ellos. Antes era una carrera de obstáculos y había que jalarle la pata al otro para avanzar, ellos saben que en equipo y liderazgo se conquistan más metas.

8. Innovadores. Frecuentemente introducen cambios creativos y novedades tanto en su vida personal como en la laboral. Están a la orden del día y a todo le dan la vuelta, si una idea se las ganan, echan a volar la imaginación y proponen nuevas opciones.

9. Emprendedores. Tienen iniciativa y decisión para, organizando sus recursos, tomar las oportunidades que se les presentan. Saben que actualmente no basta con tener un solo empleo, sino que hay que picar piedra en otros y diversos proyectos.

10. Interdisciplinarios. No se enfocan es especializarse en un sólo ramo, sino que diversifican todos sus conocimientos. “Todo lo saben y lo que no se lo inventan” o más bien lo investigan; no se quedan con la duda y siempre tienen sed de saber.

¿Sigues pensando que todo lo que hacen lo hacen sin saber? Bajemos la guardia, rompamos nuestros paradigmas de que los adultos son quienes enseñan a los chicos y pongamos en práctica estos puntos que nos ayudarán a elevar nuestra productividad para hacer frente al mundo que compartimos.

Piensa, reflexiona y actúa.
Helios Herrera.

TE RECOMENDAMOS: