Disfruta una cena navideña con un cheesecake de temporada

The Cheesecake Factory México tiene un menú especial de temporada que incluye un postre especial: el pay de queso peppermint bark

Por Diego Rammsy

Uno de los aspectos cruciales de todos los que celebramos Navidad es la cena. En muchas partes del mundo, la esperada cena navideña es una ocasión muy especial y la excusa perfecta para comer bien (y en abundancia, por qué no).

El restaurante californiano The Cheesecake Factory nos invitó a degustar una cena navideña en su sede de Parque Delta, donde tuvimos la oportunidad de degustar una variedad de los platillos de su carta, donde la cocina estadounidense destaca principalmente por sus quesos fundidos, sus capeados y sus aderezos amostazados.

Dip de espinaca y queso Cortesía

Como adivinarán, no son platillos ligeros ni sutiles, así que dicho eso, entramos a hilar fino en lo que pudimos degustar. En las entradas, lo primero que llegó a nuestras manos fue un dip de espinaca y queso fundido (Hot spinach and cheese dip), que traía una temperatura perfecta, caliente, y de textura suave, de sabores equilibrados afortunadamente, en el que los totopos se sumergían con facilidad, aunque quizás quedaría mejor con algún tipo de galleta delgada de pan tostado, más ligera.

Fried macaroni and cheese Cortesía

Seguimos con unas piezas pequeñas empanizadas del tamaño de una empanada de coctel, que estaban rellenas de queso fundido y macarones. Nada mal, aunque para empezar, dos entradas con queso fundido, para algunos puede ser una redundancia. Luego siguieron unos trozos de coliflor crujiente capeada al estilo coreano, con salsa dulce y picante, nada mal.

Espagueti con albóndigas Cortesía

Como plato fuerte destacó por sobre el resto una abundante porción de espagueti con albóndigas de carne de res, donde los dos mejores aliados fueron una salsa de tomate y albahaca ligera y levemente ácida con las albóndigas, suaves, blandas, y bastante humectadas. También hubo una ensalada de pollo con lechuga, pepino, cebollín, pimientos, ejotes, zanahoria y mango que va montada sobre trozos de masa delgada y frita como una torre, con un sabor a vinagreta muy evidente, muy al estilo gringo, nada sorpresiva pero correcta.

La reina de la fiesta

Para cerrar con broche de oro, la franquicia tenía preparado su pay de queso de temporada, el peppermint bark, que en las fotografías luce muy armónico y navideño. En la realidad, es un cheesecake que en su mezcla incluye remolinos de chocolate blanco y trozos de caramelo de menta, de hecho se pueden ver a través del corte transversal del pastel. Va cubierto con mouse de chocolate blanco espolvoreado y trozos de caramelo de menta, los que brindan el efecto de la nieve sobre el pastel.

Cheesecake peppermint bark Cortesía

¿A qué sabe? Predominan por sobre todo el sabor de la menta, una menta bastante rica, fuerte, pero agradable. Como sabor secundario, el chocolate blanco se siente dulce, pero muy mezclado con la menta. El primer bocado me recordó esas láminas de chocolate y menta llamadas After Eight. El queso se pierde un poco ante la predominancia de la menta y el chocolate, pero definitivamente es un sabor navideño.

Es un pay de queso muy poco tradicional, extraño, con un sabor fuerte, no tan dulce como usualmente son los pasteles de cheesecake factory, pero con un toque especial, que encontrará sus propios seguidores entre los mexicanos que aman los pasteles y las preparaciones navideñas. Con una café fuerte puede acompañarse bastante bien, y a medida que se avanza con los bocados consecutivos, el sabor de la menta amaina sutilmente, en favor del chocolate blanco.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo