México se compromete a entrar al mercado del carbono en 2018

México reafirmó su liderazgo contra el cambio climático con la Declaración sobre Precios al Carbono en las Américas el cual ya suma 67 jurisdicciones nacionales y locales

Por Miguel Ángel Bravo

Durante la participación del presidente Enrique Peña Nieto en la One Planet Summiy  en París, México reafirmó su compromiso para combatir con el calentamiento global al promover el marco cooperativo del precio al carbono en las Américas.

En esta declaración participaron los jefes de Estado y de gobierno de Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, México, los gobernadores de California y Washington y los primeros ministros de Alberta, Columbia Británica, Nueva Escocia, Ontario y Quebec. 

"Reconociendo que el cambio climático es una amenaza global, nacional y local, estos líderes del continente americano reafirman su compromiso con el Acuerdo de París y se comprometen a fijarle precios a las emisiones de carbono como un instrumento central de su política para la acción contra el cambio climático", señala el documento.

De esta forma se buscará profundizar la integración regional de los instrumentos de precios al carbono en todo el hemisferio y desarrollar políticas de carbono que respalden la competitividad, fomenten la innovación, creen empleos, proporcionen un entorno saludable para sus ciudadanos y produzcan reducciones de emisiones significativas.

El presidente Enrique Peña Nieto que la fase piloto del mercado de carbono en México está programada para iniciarse en la segunda mitad del 2018.

"Este es un paso sin precedentes en México y América Latina. Al adoptar esta Declaración, reconocemos el enorme potencial de colaboración en el continente, para continuar ampliando, profundizando y vinculando nuestros mercados de carbono”, aseguró.

Carbono Foto: Semarnat

Este renovado compromiso a compartir lecciones y mejorar la capacidad técnica en torno a los precios al carbono llega en un momento crucial: ocho iniciativas nuevas o mejoradas de fijación del precio al carbono desde principios de 2016, siendo tres cuartas partes de ellas en las Américas (Colombia, Chile y varias provincias canadienses).

¿Qué es la fijación del precio del carbono?

Hay varios caminos que los países pueden seguir para establecer el precio del carbono, pero todos conducen al mismo resultado.

Comienzan por considerar lo que se conoce como los costos externos de las emisiones de carbono —costos que el público paga de otras maneras, tales como daños a los cultivos y gastos de atención de salud provocados por las olas de calor y las sequías, o perjuicios a la propiedad por las inundaciones y el aumento del nivel del mar— y los vinculan a sus fuentes a través de un precio del carbono.

La fijación del precio del carbono ayuda a hacer recaer el daño en los que son responsables del mismo y pueden reducirlo.

 

Dos tipos para fijar el precio del carbono

Hay dos tipos principales de fijación del precio del carbono: régimen de comercio de derechos de emisión (ETS, por sus siglas en inglés) e impuestos sobre el carbono.

Un ETS –en ocasiones llamado sistemas de fijación de límites e intercambio de las emisiones– pone un techo al nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pero luego permite que aquellas industrias con bajas emisiones vendan los derechos de emisión que les sobran a emisores más grandes. Mediante la creación de oferta y demanda de derechos de emisión, un ETS establece un precio de mercado de las emisiones de GEI.

El límite ayuda a garantizar que las reducciones de emisiones necesarias se llevarán a cabo para mantener a los emisores (en general) dentro de su presupuesto de carbono preasignado.

Un impuesto sobre el carbono es un enfoque más simple. Se establece directamente un precio del carbono mediante la definición de una tasa impositiva sobre las emisiones de GEI, o —más comúnmente— sobre el contenido de carbono de los combustibles fósiles.

Difiere de un ETS en que no se predefine el resultado relacionado con la reducción de emisiones del impuesto sobre el carbono, pero sí el precio del carbono.

La elección del instrumento dependerá de las circunstancias nacionales y económicas.

Con información de Semarnat, Banco Mundial y One Planet Summit

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo