México debe trabajar en mejorar habilidades y destrezas de trabajadores: OCDE

La OCDE informó que la baja calidad educativa, la informalidad y los bajos sueldos provocan que no se desarrollen ni mejoren las habilidades de los trabajadores

Por Ivan Zuñiga

La Organización  para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) aseguró que implementar políticas que mejoren las competencias, habilidades y destrezas de México es uno de los principales desafíos que afronta el país.

El Diagnóstico de la OCDE Sobre la Estrategia de Competencia, Destrezas y Habilidades de México, presentado este miércoles por el secretario general, Jose Antonio Gurría, informó que un gran número de jóvenes mexicanos aún no logran desarrollar altos niveles de competencias, habilidades y destrezas, debido a su bajo desempeño escolar.

“En el siglo XXI, las competencias, destrezas y habilidades se han convertido en el factor clave para lograr el bienestar individual y el éxito económico de una sociedad. Sin una inversión adecuada en estos ámbitos la población languidece al margen de la sociedad”, señala el informe del organismo.

De acuerdo con los resultados más recientes del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA, 2015), la proporción de estudiantes de bajo rendimiento en matemáticas es del 56.6%, en lectura del 41.7% y en ciencias del 47.8%.

El organismo reportó que los índices de escolarización en México en primaria y secundaria son prácticamente universales; sin embargo, en los niveles de educación media superior estos recaen. Durante la transición de secundaria a la escuela media superior, el índice de escolarización de estudiantes de 15 a 19 años cae a 54% aproximadamente; el índice más bajo para este grupo de edad entre los países de la OCDE, y muy por debajo de la media de la organización (84%).

Además de la educación, los altos niveles de informalidad, influyen a que la calidad de la mayor parte de los empleos en México sea baja, y esto no ayuda a desarrollar y mejorar las habilidades de los trabajadores.

Cifras del Inegi arrojaron que el 57% de los trabajadores se encuentran en la economía informal, que se caracteriza por tener una fuerza laboral poco calificada y estar concentrados en actividades de bajo valor agregado, lo que provoca bajas competencias, habilidades y destrezas, y, por ende, baja productividad.

México pide a OCDE recomendaciones para mejorar en habilidades

Ante esta situación,  el gobierno de México solicitó el apoyo de la OCDE para la elaboración de una Estrategia de Competencias, Habilidades y Destrezas, el cual fue presentado en enero de 2017 y que mostraban una serie de recomendaciones que tenían como fin incrementar la productividad, además se acordó trabajar en una estrategia de formación de habilidades con una visión a largo plazo. 

A raíz de ese informe, el Comité Nacional de Productividad de México (CNP), solicitó a la OCDE la elaboración de recomendaciones específicas en áreas prioritarias.

Entre los desafíos que la OCDE emitió para México en términos de competencias  están:

  • Mejorar el nivel de las competencias de los estudiantes de educación obligatoria
  • Aumentar el acceso a la educación superior a la vez que se mejora la calidad y la relevancia de las competencias desarrolladas en dicho nivel educativo
  • Eliminar las barreras en el ámbito de la oferta y la demanda a fin de activar las competencias en el empleo formal
  • Promover la activación de competencias de grupos vulnerables
  • Mejorar el uso de competencias en el trabajo
  • Apoyar la demanda de competencias de alta productividad a fin de impulsar la innovación y la productividad
  • Respaldar la colaboración entre el Gobierno y las partes interesadas para alcanzar mejores resultados en materia de competencias
  • Mejorar el financiamiento público y privado de las competencias

Los primeros seis desafíos identificados se ubican dentro de los tres pilares del marco de análisis elaborado por la Estrategia de Competencias de la OCDE: desarrollo, activación y uso efectivo  de competencias, mientras que los últimos dos desafíos hablan sobre cómo propiciar las condiciones que fortalezcan el sistema de competencias en su conjunto.  

Todos los desafíos identificados están estrechamente interrelacionados. Si los esfuerzos se reducen a políticas sectorizadas se corre el riesgo de no ayudar integralmente a grupos específicos en México, como las mujeres y los jóvenes.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo