¿Qué hacer para acrecentar tu patrimonio?

Por desgracia, la gran mayoría de las personas comienzan a invertir muy tarde, cuando creen que ya tienen “suficiente” como para pasar al siguiente nivel.

Por Andrés Terán

Esta pregunta la escucho recurrentemente y he llegado a la conclusión de que la respuesta no debería de ser muy complicada.

Suficiente complejidad tenemos en la actualidad como para que algo tan importante como nuestro patrimonio nos genere estrés.

Es por eso que quiero compartir tres principios de inversión que te ayudarán a generar y acrecentar tu patrimonio.

Empieza ya

El mejor día para empezar a construir tu patrimonio es hoy. Por desgracia, la gran mayoría de las personas comienzan a invertir muy tarde, cuando creen que ya tienen “suficiente” como para pasar al siguiente nivel. Pero la historia muestra que empezar a invertir temprano en la vida representa una gran ventaja. No importa que tus montos iniciales no sean muy grandes; si empiezas a tus 20 o 30 tienes a tu favor el activo más valioso que existe, el tiempo.

Aprovecha el interés compuesto

Ya lo dijo Albert Einstein: “El interés compuesto es la octava maravilla del mundo. Aquel que lo comprende lo gana… aquel que no, lo paga”. El interés compuesto es el interés calculado sobre el capital inicial y también sobre el interés acumulado de periodos anteriores de una inversión. No es otra cosa más que dejar que tus rendimientos se acumulen y vayan generando más intereses. En otras palabras, es el interés del interés. Entre más largos sean los periodos de inversión se crea un efecto exponencial, como si fuera una bola de nieve que va creciendo a tu favor. Y si esto lo relacionamos con el primer principio, entre antes empieces a invertir la probabilidad de tener rendimientos exponenciales es mucho mayor. Para entender mejor el concepto de crecimientos exponenciales vale la pena citar a Peter Diamandis, fundador de Singularity University y uno de los portavoces más reconocidos del tema: “Imagínate que caminamos 30 pasos lineales y los contáramos de forma secuencial, uno, dos, tres, cuatro, cinco;  después de 30 pasos el resultado como máximo sería 30 metros.  Pero si planteáramos el desafío de caminar 30 pasos exponenciales, uno, dos, cuatro, ocho, dieciséis, treinta y dos  ¿dónde terminaríamos? El resultado es más de mil millones de metros de distancia, es decir 26 veces alrededor del planeta”. Ahora imagina que algo así podría pasar con tu patrimonio si aprovechas el interés compuesto.

Se constante

Si asignas una cantidad fija al mes de inversión en activos financieros y eres constante, la volatilidad y la variación de precios en los activos te serán indiferentes. La mayoría de la gente podría pensar que una caída en los precios de un activo en el que estás invertido es una mala noticia, pero si piensas en inversiones patrimoniales de largo plazo y eres constante en tu inversión recurrente, no necesariamente es malo. Piénsalo así: cuando los precios caigan, estarás comprando más títulos de esos activos; cuando los precios muestren alzas, estarás comprando una cantidad menor pero tus títulos valen más. Esto lo puedes aplicar a cualquier activo, sean fondos de inversión, acciones u otros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo