'Secuestro' de 60 mil tomas de agua, problema de hace tres años

El director del Sacmex dijo que difícilmente podrán erradicar este problema debido a que las tomas clandestinas se ubican en la red subterránea

Por Daniel Flores

El sabotaje y secuestro de 60 mil tomas de agua en la Ciudad de México es un problema que arrastra el Gobierno capitalino desde 2015 y que difícilmente resolverá.

De acuerdo con el titular del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), Ramón Aguirre las tomas clandestinas se ubican en la red hidráulica de la capital del país, por lo que busca tipificar el robo de agua como delito grave.

"Las tomas clandestinas se ubican en la red subterránea, son como los diablitos de luz, pero la diferencia es que aquí se cuelgan para pagar menos en el recibo de agua", sostuvo en conferencia de prensa.

Esta casa editorial dio a conocer el pasado 4 de marzo de la manipulación de miles de válvulas de agua con fines electorales y el robo del líquido a través de estas tomas ilegales en prácticamente toda la ciudad.

Acompañado del jefe de Gobierno de la ciudad, Aguirre señaló que este tipo de tomas existen desde hace tres años; sin embargo, debido a la temporada electoral se hacen más notables este tipo de problemas, ya que diferentes grupos políticos buscan aprovecharse de la situación.

La agitación por la falta de agua es tal, que en las últimas semanas se han registraron protestas y cierres viales de grupos vecinales en varias delegaciones.

De acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre los principales efectos adversos por la carencia del agua, se prevé que el tandeo diario y semanal podría llegar a 55% de las colonias y sólo 28% recibiría un servicio constante.

Loading...
Revisa el siguiente artículo