Crece robo de material radiactivo en ciudades de México

De los 36 casos de robo de fuentes radiactivas en 30 años, 17 incidentes han ocurrido a partir de 2011; en Jalisco se documentan nueve hurtos y extravíos desde los años 80

Por Héctor Escamilla

En octubre de 2017, Nayarit, Sinaloa, Jalisco, Michoacán y Colima fueron escenario de una intensa búsqueda para localizar un cargamento de Iridio 192, material radioactivo usado para equipos clínicos. Una persona sustrajo el contenedor de una camioneta estacionada, sin imaginar que su botín podría resultar mortífero.

A través de medios de comunicación, las autoridades federales lanzaron una alerta a la población para advertir sobre los riesgos de poseer este material. Cuatro días más tarde, el contenedor intacto fue localizado entre pedazos de chatarra en una vialidad de Tepic.

El cargamento estaba aún en su contenedor. De haber sido destapado, hubiese contaminado de radioactividad no sólo al causante del robo, sino a los habitantes de varias manzanas a la redonda.

En los últimos 38 años, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas (CNSNS) documenta 91 incidentes vinculados a materiales radioactivos en México: 36 casos de robo y 55 de extravío. De los incidentes de hurto, 17 de ellos (47%) se registraron entre 2011 y 2017; en 2018 no se reportan casos.

Crece robo de material radiactivo en México FOTO: Publimetro

“En la mayoría de los casos las personas que cometen los robos de estos materiales son personas que ignoran el contenido, porque en condiciones normales no tienen mayor utilidad”, mencionó el ingeniero Antonio Ríos, técnico nuclear quien ha laborado 18 años en Estados Unidos, quien mencionó que muchas veces las empresas no realizan los protocolos adecuados para garantizar el adecuado manejo de estos materiales.

Crece robo de material radiactivo en México FOTO: Publimetro

Iridio 192, cobalto 60; americio 241 y cesio 137 son los isótopos que más se roban o extravía; “tienen usos para radiografías clínicas e industriales y es muy complicado que puedan ser colocadas en el mercado negro. El problema es que el iridio o el cobalto son isótopos sumamente contaminantes y el mal manejo pueden generar graves problemas de salud a comunidades enteras”.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo