SALUD EN TUS MANOS: El ejercicio es la chispa y la nutrición el combustible

Por María Esquivel

Cuando se trata de tener buena salud, la activación física y la buena alimentación siempre deben de ir de la mano; es muy importante entender que la alimentación representa el 80% de los beneficios para la salud y el 20% lo representa el ejercicio. Si descuidamos nuestra alimentación, gran parte del ejercicio será en vano.

El ejercicio es la chispa y la nutrición es el combustible para mantener tu metabolismo activo y saludable. Puedes hacer ejercicio todos los días, pero si no eres coherente y consciente en tu alimentación, es muy difícil que alcances tu peso ideal o la condición física que deseas.

Para muchos expertos en nutrición, es ideal consumir entre 5 y 6 pequeñas porciones de comida por día; estas porciones deben incluir proteínas y carbohidratos que provengan de una buena fuente; los carbohidratos deberán venir principalmente de los vegetales. Además, el 50% de las calorías que consumimos deben venir de la ingesta de grasas saludables como los aguacates, oleaginosas, aceite de coco, mantequilla, huevos y grasa animal que sean criados de la forma más humana y orgánica posible.

Es muy importante medir la cantidad de carbohidratos que consumimos, principalmente el azúcar, pues la necesidad biológica de nuestro cuerpo de consumir azúcar es muy pequeña; muchas veces vivimos más preocupados por evitar consumir grasas y rebasamos la cantidad de consumo de azúcar sin darnos cuenta, y cuando rebasamos el consumo de azúcar ésta termina por convertirse en grasa y, en consecuencia, aumentamos de peso.

Un buen programa de alimentación debe ir acompañado por un buen programa de activación física. Lo ideal es hacer ejercicio por lo menos cuatro veces por semana, involucrando por lo menos dos sesiones por semana de cardio para quemar grasa, como caminar o correr, hacer bicicleta o alguna clase de fitness, y dos sesiones a la semana de resistencia para aumentar y definir masa muscular, como pilates, yoga, pesas u otro.

Mediante la combinación de una buena alimentación –en donde involucremos proteínas de alta calidad, una buena cantidad de grasas saludables y baja ingesta de carbohidratos y azúcar– y un buen programa de ejercicio –en donde seamos constantes y disciplinados en ambas– podremos tener un peso y metabolismo realmente óptimos que nos permita llevar un estilo de vida más pleno y saludable, pues no solamente nos sentiremos bien con nuestro cuerpo, seguramente estaremos previniendo padecimientos y enfermedades derivadas de una mala alimentación y poca actividad física.

Si tienes alguna duda puedes contactarme a mi correo esquivelmariaisabel@yahoo.com, o en mis redes sociales @CoachMariaEL y Facebook: Trofología y Alimentación Consciente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo