Líder sectario oculto en Puerto Vallarta vivía como rey

Keith Raniere, líder de la agrupación de autoayuda Nxivm y de una sociedad secreta vinculada en abusos sexuales contra mujeres, habitó por cinco meses una villa donde la renta cuesta 10 mil dólares a la semana

Por Héctor Escamilla

Keith Raniere, líder de la agrupación sectaria Nxivm y acusado de múltiples abusos sexuales y vejaciones contra mujeres, llevaba una vida de lujos en Puerto Vallarta, en donde residía desde hace cinco meses tras huir de Estados Unidos.

Raniere, matemático de 57 años, escapó de Estados Unidos luego que un artículo de The New York Times revelara en octubre de 2017 la red de reclutamiento implementada por su congregación “de autoayuda”. Por medio de dicha red, el neoyorkino chantajeaba a mujeres para que tuvieran relaciones sexuales con él. Además, miembros de la agrupación cometían agresiones físicas y verbales contra las integrantes, ejemplo de ello es que eran marcadas con fierros calientes con las iniciales de Raniere.

Raniere ya fue deportado a Estados Unidos y este martes fue presentado ante una corte federal en Fort Worth, Texas, donde se le informó que sería extraditado a Nueva York para ser procesado. Con el argumento de que “existe riesgo de evasión y un peligro a la comunidad con vastos recursos”, se le negó derecho a fianza.

En octubre del año pasado y tras su salida de Estados Unidos, Raniere vivió poco tiempo en una zona residencial de Monterrey. Acudió a la capital neoleonesa para sostener una reunión con empresarios mexicanos en uno de los centros ESP. Posteriormente (y presuntamente apoyado por una red de socios de Nxivm), Raniere se trasladó a Puerto Vallarta e incluso su estancia en este lugar fue subsidiada.

Reportes de autoridades estadounidenses mencionan que Raniere vivió cinco meses en una villa en Vallarta cuya renta cuesta 10 mil dólares a la semana, en la exclusiva zona de Conchas Chinas al sur del municipio.

Testimonios señalan que además de diversos lujos, Raniere compartía la villa con un numeroso grupo de mujeres a puerta cerrada; eran las mujeres quienes salían de la finca a adquirir víveres y otros insumos. Trascendió que durante su detención por parte de autoridades migratorias, Raniere fue poco cooperativo e incluso, cuando el detenido era transportado por las autoridades al centro de retención, las mujeres con las que vivía persiguieron a las unidades oficiales.

Negros antecedentes

Informes policiacos señalan que Raniere estuvo implicado en casos de estupro durante los años ochenta y noventa e incluso estuvo acusado del abuso de una menor de 12 años. Según un testimonio, alguna vez sugirió que la edad legal de los menores de edad para tener relaciones sexuales fuera menos rígida.

En una carta enviada por la defensa de Raniere, se afirma que renunció a todos sus bienes, aunque la fiscalía lo ha acusado de beneficiarse y mantenerse de los ingresos por sus esquemas motivacionales piramidales e incluso recibe apoyo económico de integrantes de su organización , particularmente de mujeres.

Entre las personas que han subsidiado la vida de lujos se encuentra Clare Bronfman, heredera de la empresa licorera canadiense Seagram. Ella llegó a paga viajes de Raniere alrededor del mundo.

Del mismo modo, Raniere afirma no tener dinero, pero informes del gobierno del Estado Unidos señalan que en el último año ha usado ocho millones de dolares procedentes de una tarjeta de crédito que fue propiedad de una ex amante de Raniere.

Un sistema de esclavos y amos

Autoridades mexicanas y de Estados Unidos que colaboraron en la captura de Raniere informaron que desde hace más de 20 años, el neoyorkino operó una red de talleres de autoayuda -con estructura piramidal- dentro de la agrupación Nxivm.

En dichos talleres, cuyo costo era elevado y tenía el nombre de Executive Success Programs o ESP, los espians o participantes recibían capacitaciones y su deber posterior era reclutar nuevos miembros e invertir por más y mejores contenidos.

Aunque los miembros de Nxivm en Canadá, México y Sudamérica afirmaban que no era una secta, el mismo Raniere se nombraba a si mismo como “La Vanguardia”

Sin embargo, en 2015 creó confirmó que Raniere había creado una sociedad secreta dentro de Nxvim conocida como DOS (Dominus Obsequious Sororium), también conocido como El Voto o Compañías Femeninas Obedientes Amo y Señor.

Cientos de mujeres, muchas miembros de Nxivm, fueron reclutadas a unirse a la organización DOS con la falsa premisa que la mentoría les ayudaría a empoderarse y combatir sus debilidades.

Antes de incorporarse, las mujeres debían entregar las colaterales a DOS, es decir, fotos desnudas, acceso a bienes patrimoniales e información confidencial de familiares y amigos. Nunca se les informaba que DOS era comandada por Raniere.

Al entrar a la sociedad secreta, ésta operaba bajo un esquema de esclavos y maestros. Los esclavos podrían llegar a ser maestros reclutando a más mujeres. Raniere, como lider de la agrupación, tenía a más de 50 esclavas asignadas a su cargo

Las mujeres eran cauterizadas en el área púbica con el símbolo de DOS, que incorporaba las iniciales de Raniere.

Los maestros obligaban a mujeres a tener relaciones sexuales con Raniere, quien particularmente prefería a mujeres delgadas. Aquellas que presentaban algún tipo de sobrepeso, eran vejadas por demás miembros de la congregación. Los maestros que entregaban a sus esclavas al líder recibían beneficios económicos.

Algunas mujeres que hablaron con las autoridades informaron que cualquiera que hablara de DOS, abandonaran la organización o no completaran sus asignaciones, tenía como castigo la liberación y divulgación de sus colaterales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo