Capturan a sujeto que atacó con granada a policías tapatíos

Se trata de un ex integrante de Los Zetas que agredió a los patrulleros en 2009 en represalia por la captura de dos cómplices

Por Héctor Escamilla

Un presunto integrante de Los Zetas, que en 2009 atacó con una granada a elementos de la policía de Guadalajara, fue detenido por elementos de la Fiscalía estatal. El agresor estuvo escondido en Tepic, Nayarit.

Se trata de Guillermo Antonio “N”, quien también se hacía llamar Manuel “N”, conocido como “La Güera” o “La Paulina”. Este individuo habría atacado la patrulla municipal en represalia porque días antes habían aprehendido a dos liderazgos de la agrupación criminal, quienes arribaron a Jalisco para “abrir la plaza”.

Te recomendamos: Multihomicida capturado nueve años después de su crimen

De acuerdo con el expediente del caso, el 14 de marzo de 2009 por la noche, policías municipales de Guadalajara arribaron a una tienda de conveniencia localizada en la Calzada Independencia Norte y Monte Olivette, de la colonia Independencia, para completar su registro de rondines.

En ese momento, cuando los oficiales estaban dentro del establecimiento, estalló un artefacto explosivo que por fortuna no cobró sus vidas, ya que éstos lograron refugiarse entre los muebles de la sucursal.

Acto seguido, los policías salieron del negocio y fueron en persecución de los agresores, logrando en ese entonces el arresto de Guillermo Antonio “N” originario del estado de Tabasco,.

Guillermo fue aprehendido en el cruce de las calles Monte Líbano y Monte Kilimanjaro y confesó que le pagaron mil pesos por lanzar la granada.

Las esquirlas del explosivo dañaron un automóvil particular con placas JBY4940, un teléfono, los cristales de la tienda y a la unidad de la Policía tapatía.

Al conocer del hecho la Fiscalía General del Estado (en ese entonces Procuraduría de Jalisco), implementó un operativo que permitió la localización de otros sujetos que también fueron señalados como participantes del atentado. Estos fueron identificados como Guillermo Antonio García Izquierdo, Eliel “N”, alias "El Ácido" y Jaime ”N”, alias "Coyote", "Coyotus" o "Mono".

Resultado de esta acción coordinada, se aseguraron 35 granadas de fragmentación; 17 fusiles de asalto; nueve armas cortas de diversos calibres; dos escopetas; un lanzacohetes; cargadores, mil 251 cartuchos útiles de diversos calibres; 10 chalecos tipo fornitura y dos con alto blindaje, así como una consola con radios de comunicación y siete fincas en las que guardaban el arsenal.

En ese entonces, los detenidos quedaron a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEIDO), por delitos de su competencia, pero fueron liberados.

A través de un comunicado de prensa, la Fiscalía General del Estado de Jalisco informó que continuó con las investigaciones del caso y logró reunir los suficientes elementos de prueba en la averiguación previa, por lo que solicitó una orden de aprehensión contra Guillermo Antonio “N” por el delito de homicidio en grado de tentativa, delitos cometidos contra representantes de la autoridad y delincuencia organizada.

Los Zetas quisisieron abrir plaza en Jalisco

El móvil de del granadazo contra los policías municipales fue una represalia ya que el 11 de marzo de ese mismo año, los policías de Guadalajara capturaron a otros integrantes de la célula delictiva a la que pertenecía en ese entonces Guillermo Antonio “N”, la cual provenía de otro estado y arribaron a Jalisco con la finalidad de “abrir plaza”. Estos dos sujetos eran Carlos Enrique “N” y Sam “N”.

Estos dos sujetos habrían participado además en un multihomicidio ocurrido el 14 de febrero de 2009 en un restaurante de Hostotipaqullio, sobre el kilómetro 88 de la carretera Guadalajara – Tepic. Alrededor de 15 sicarios abrieron fuego contra el negocio con razón social Los Agaves, el día de su inauguración, y provocaron la muerte de nueve personas, siete en el lugar y dos más perecieron en hospitales en días posteriores.

Tras la pista del granadero

Elementos del área de Mandamientos Judiciales que seguían de cerca el caso, obtuvieron información de que el antes señalado se encontraba radicando en el vecino estado de Nayarit, por lo que la Fiscalía de Jalisco solicitó la colaboración de su homóloga en esa entidad y, “mediante un trabajo conjunto y coordinado, se logró la detención del individuo”.

Los agentes ministeriales de Jalisco, tras cumplimentarle el mandato judicial a Guillermo Antonio, lo pusieron a disposición del Juez Décimo Tercero de lo Criminal, para que le siga el correspondiente proceso penal.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo