Extreme Makeover: De plebeyas a las princesas más famosas del mundo

Así es como tus princesas favoritas llegaron a ser íconos de estilo

Por Luz Lancheros

Todo lo que usan se agota. Las royals actuales saben que el medio es el mensaje: sus atuendos generan tanta expectación como sus actos. Por eso –y a propósito de la boda de Meghan Markle con el príncipe Harry–, mostramos qué es lo que han hecho las princesas de esta generación para llegar a ser referentes de estilo e institucionalidad.

Estilo ‘dos mil’ a estilo real

En el caso de la familia real británica hubo cambios sustanciales con sus nuevas integrantes. Meghan Markle, en sus tiempos de actriz, tenía el estilo de la época: vestidos cortos, de siluetas provocadoras y ensambles muy informales. Kate Middleton tenía un estilo un poco más conservador, pero que también reflejaba la moda de la época: botas de montar, jeans, minifaldas, transparencias y vestidos pegados. Ella cambió desde el compromiso (con su icónico vestido azul de Issa), hasta adoptar looks más conservadores que los de Meghan, pero no por eso aburridos.

Por su parte, Charlene de Mónaco también sufrió varios cambios,como el cabello corto, los sombreros y los trajes de alta costura. En cambio Letizia pasó de los trajes sastre a usar trajes de lujo, diseños de Felipe Varela y estilismos de Zara que en 15 años le dieron su propia identidad para considerarse una de las mujeres mejor vestidas del mundo.

Cosas en común: Vestidos de firmas de lujo, locales e internacionales. Sombreros (infaltables, sobre todo con los Windsor). Sobriedad y nada revelador en ningún caso.

Estilo de cuna

Otras “royals” vienen de familias muy acaudaladas. Ellas no tuvieron que hacer cambios radicales, solo depurar su estilo. Esto pasó con Máxima Zorreguieta, reina de Holanda, que ya tenía esta formalidad que a las anteriores royals les tomó años adquirir, pero a la que ella le añadió su propio estilo, como el uso del color, accesorios un poco más llamativos. Rania de Jordania, por su parte, pronto se decantó por trajes sastre de colores y por saber qué lucir en cada ocasión de uso, sin alterar radicalmente su imagen.

Cosas en común: Firmas de lujo, detalles personalizados de estilo en accesorios y prendas, ensambles favorecedores para la ocasión y el físico de cada royal. Poco cambio en la imagen institucional.

Jóvenes, delgadas, deslumbrantes

Muchos de los cambios más notorios en todas las royals han sido sus transformaciones físicas a través de los años. Las más señaladas por el uso del bótox han sido Letizia Ortíz y Charlene de Mónaco. Asimismo, hay que estar “perfecta” en cada momento, como pasó en el caso de los partos de Kate Middleton y sus tres hijos. Ella y Meghan Markle, por su juventud, siempre han tenido que dar una imagen de frescura y naturalidad, algo común en los Windsor desde los tiempos de Diana.

Cosas en común: El peso. Uso del bótox, pero a su vez naturalidad de los looks, perfección en cada momento crucial de la casa real.

La intención es lo que cuenta

La moda es política y las monarquías lo saben. Por eso, aunque son criticadas por el costo de sus vestidos, las royals también son adoradas por ello y saben cuándo dar una imagen de austeridad. Kate Middleton y Letizia Ortíz se han ganado cierto aprecio por repetir looks, por ejemplo. También por usar ropa low- cost, al alcance de las mujeres comunes. Asimismo, aunque criticada por su occidentalización, Rania de Jordania también ha sabido usar trajes tradicionales de su país.

Cosas en común: Firmas al alcance de las mujeres del común. Repetición de looks y a veces poca ostentación. Saber qué comunicar en situaciones de crisis y también respeto por las culturas locales.

 

ENTREVISTA

Paloma Barrientos, periodista experta en realeza / Revista Vanitatis

Háblenos de los cambios que tendrá Meghan Markle apenas sea oficial su ingreso a la familia real británica.

–Ella representa aire fresco para lo que es precisamente la monarquía británica. Eso sí, el estilo que usaba antes era más norteamericano, tipo Miami, ahora los modelos que le hemos visto son más la línea más elegante, más upper class. Y ha introducido en su vestuario son los sombreros (de Philip Treacy, el sombrerero de la familia real). Y lo que creo que pondrá de moda es el tema de los tacones.

Hay una diferencia con Kate Middleton, quien usa firmas de low-cost.

–Pero Kate Middleton también usa firmas caras de moda británica y extranjera. Yo opino que en este caso lo que ha tenido que cambiar ha sido su estilo, ahora más anglosajón, más europeo.

¿Cree que Meghan se merece el mote de “vulgar”, como el que tenía que Sarah Ferguson?

–No, ¡para nada! Todo lo contrario. Esta chica tiene elegancia natural, sabe cómo usar las cosas. Cuando se pone joyas statement las usa con muchísima naturalidad. Además tiene un background de superviviente por haber salido adelante por sus propios medios y Sarah Ferguson no, que metió mucho la pata. Meghan es todo lo contrario.

Muchos critican los precios de los vestidos de las royals, pero al mismo tiempo las adoran ¿Por qué?

–Las casas reales, así como las Primeras Damas, tienen que tener una imagen pública importante. Además mucha ropa se presta y a las marcas les interesa también, porque en el caso de Meghan y Kate Middleton, prenda que usan se agota. Ahora, esta es la imagen que representa la Corona. No creo que sea criticable el hecho que den una imagen, vayan bien vestidas y usen joyas, porque la característica de la monarquía es precisamente su envoltorio. Si no existe, para eso nos hacemos reinas tú y yo.

Para usted, ¿cuál es la royal mejor vestida?

Máxima de Holanda. Es una mujer que tiene la educación europea, tiene también la naturalidad latina y frescura. Y se ha adaptado perfectamente a las cortes europeas. Sabe lo importante que es dar una imagen. Y cada cierto tiempo sale con sus hijos haciendo reportajes en situaciones familiares y eso es lo que le gusta a la gente, pues las monarquías no gobiernan.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo