Este lunes se terminan siete meses sin autogobierno en Cataluña

En esta segunda votación solo será necesaria una mayoría simple y no absoluta como en la primera

Por EFE

Cataluña pondrá fin este lunes a casi siete meses sin Gobierno regional con la investidura de Quim Torra como nuevo presidente, gracias a la abstención de los cuatro diputados del independentismo radical (CUP).

En un comunicado este grupo antisistema anunció que "no bloqueará la formación" de un nuevo Gobierno en Cataluña en un momento "complejo, marcado por la represión y la vulneración de derechos políticos y civiles por parte del Estado" español.

Puedes leer también: Parlamento de Cataluña rechaza la investidura de presidente de la Generalitat

Los diputados que la formación anticapitalista tiene en el Parlamento de Cataluña se abstuvieron este sábado en la votación de la primera sesión de investidura de Torra y volverá a hacerlo mañana, según acordó su consejo político reunido hoy en asamblea extraordinaria.

De esta forma será posible la elección del nuevo presidente catalán, ya que en una segunda votación solo será necesaria una mayoría simple (más síes que noes) y no absoluta como en la primera, fijada en 68.

El candidato de Puigdemont 

Torra, candidato designado por Carles Puigdemont – actualmente en Alemania huido de la Justicia española- contará en el pleno del lunes también con los votos favorables de su grupo JxCat (centro derecha independentista) y ERC (independentistas de izquierda) y el voto en contra de toda la oposición.

Se cerrará así un periodo en el que la administración catalana ha estado dirigida por el Gobierno español, tras hacerse efectivo el artículo 155 de la Constitución española el 27 de octubre de 2017, inmediatamente después de que el Parlamento catalán declarara unilateralmente la independencia de esa región española.

Bajo el amparo de este artículo, cuya puesta en marcha fue autorizada unos días antes por el Senado español, el Ejecutivo de Mariano Rajoy destituyó al Gobierno catalán encabezado por Puigdemont y puso al frente de las instituciones regionales a la vicepresidenta de España, Soraya Sáez de Santamaría.

Cuando el nuevo Gobierno de Cataluña sea efectivo retomará el control de las administraciones, tal y como quedó establecido por el Senado español, aunque en los últimos días y, tras el anuncio de la candidatura de Torra, Rajoy ha advertido de que el 155 es ya "un precedente" y que se puede volver a aplicar si es necesario.

Las promesas de Torra

En su primer discurso de investidura, Torra prometió "construir un Estado independiente en forma de república" y reivindicó la figura de Puigdemont como presidente "legitimo" de Cataluña, aunque también ofreció su "mano tendida" al Ejecutivo español para abrir un diálogo que permita resolver el conflicto "de gobierno a gobierno" .

A pesar de facilitar su elección, la CUP remarcó en el comunicado que se situará en la oposición durante la próxima legislatura, sin garantizar la gobernabilidad del próximo Gobierno catalán.

La formación anticapitalista toma esta decisión tras considerar que la propuesta de programa de gobierno de JxCat y ERC "no avanza en la construcción de medidas ni republicanas ni sociales, que respondan a los derechos y necesidades de la clase trabajadora y del resto de las clases populares".

Considera además que ambas formaciones han dado un "giro autonomista" que les obliga a "asumir un rol de oposición activa, trabajando, dentro y fuera de las instituciones, para generar un nuevo ciclo del movimiento independentista".

En sus estatutos, la CUP se define como una "organización política asamblearia de alcance nacional, que se extiende en los Países Catalanes y que trabaja para un país independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrado y desligado de las formas de dominación patriarcales".

Con sus cuatro abstenciones, volverá a tener mañana en sus manos la investidura de un presidente catalán independentista, tal y como ocurrió en las elecciones de 2015 en las que resultó elegido Puigdemont.

La coalición entre Junts pel Sí, de la que formaba parte el ahora el expresidente fugado, y la CUP le permitió encabezar entonces el Gobierno regional, iniciando poco después el proceso secesionista que culminó con la declaración unilateral de independencia del 27 octubre de 2017.

VIDEO RECOMENDADO EN PUBLIMETRO TV

Loading...
Revisa el siguiente artículo