Con retraso, termina de perforar la tuneladora en la Línea 3

Con 449 días de retraso, la tuneladora terminó de perforar el tramo subterráneo. En tres ocasiones paró por dificultades técnicas

Por Héctor Escamilla

Después de un año, dos meses y 23 días de la fecha originalmente programada, la tuneladora La Tapatía terminó la perforación del tramo subterráneo de la Línea 3 del Tren Ligero. En tres ocasiones tuvo que parar la máquina (una vez hasta por tres meses) debido a complicaciones en el subsuelo.

En un evento encabezado por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, acompañado de funcionarios estatales y municipales, la tuneladora salió en la estación Plaza de la Bandera tras perforar el ultimo muro de 12 metros de diámetro.

El Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur) informó que esta misma semana comenzará su desmonte que se prolongará por un mes. La máquina colocó 15 mil 600 dovelas para conformar dos mil 330 anillos que soportan el túnel por donde pasará la Línea 3.

Pero la conclusión se tardó más de lo planeado. Según el contrato DGTFM-25-14 de obra pública firmado entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la empresa Consorcio Guadalajara Túnel S.A.P.I, responsable de la construcción del túnel, del pozo de ataque de la tuneladora, trincheras de acceso y salida, cinco estaciones subterráneas y del Centro de Transferencia Multimodal (ubicado en la estación La Normal), los trabajos debían de concluir el 1 de marzo de 2017.

El acuerdo establecía que las obras en el pozo de ataque arrancarían en agosto de 2014 para que, a mediados de 2015, la tuneladora ya estuviera armada y en funciones.

Sin embargo, el inicio de las obras en el pozo se reprogramaron hasta marzo de 2015 y el armado de la máquina igual se desplazó al segundo semestre de ese mismo año.

El acomodar las piezas en la tuneladora sufrió nuevas trabas y tampoco se logró la fecha planteada. El contrato tuvo que modificarse en enero de 2016 y se prolongó el plazo de terminación del túnel y las estaciones subterráneas hasta el 16 de octubre de 2017, es decir, 126 días más de lo estipulado en principio.

Finalmente la tuneladora estuvo lista para perforar hasta el 6 de junio de 2016 y esta semana saldrá de nuevo a superficie informó Rodolfo Guadalajara Gutiérrez, titular del Siteur.

Autoridades informaron que en tres ocasiones la tuneladora tuvo que parar debido a complicaciones del subsuelo, como suelo rocoso que dañaba los cabezales de corte o exceso de agua. Los cambios de herramientas y reparaciones obligaron a suspender trabajos e incluso, durante tres meses estuvo parada bajo avenida Revolución y Calzada Independencia.

A decir del titular de Siteur, los retrasos no serán sujetos a penalizaciones, señalando que las complicaciones estuvieron fuera del control de la empresa constructora:

“No hubo incumplimientos de la empresa, los atrasos fueron por cuestiones técnicas, por el susbuelo y otras cosas que no se podían registrar a vista. Es un tema del programa de obra (…) Ahora falta desmantelarla (la tuneladora) y terminar de construir el túnel. Ya hay tendido de vías y pozos en gran parte de la obra… las estaciones están como ésta (Plaza de la Bandera) y sólo falta la parte ferroviaria”, concluyó Guadalajara Gutiérrez.

Minimizan afectaciones de la tuneladora

Posterior al evento de salida de la tuneladora, Guillermo Nevárez Elizondo, director general de Transporte Ferroviario y Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), afirmó que si hubo demoras fue porque se priorizó evitar daños en inmuebles de valor arquitectónico que cumplir con los tiempos: “Cuidar del Centro Histórico de Guadalajara era más importante que los 14 meses, que no tuvieran ningún daño (…) hay temas de retraso en tiempo, pero hay situaciones qué hay que resolver”.

Durante la presentación de la obra, funcionarios de la SCT afirmaron que no hubo afectaciones por el paso de la máquina por el Centro Histórico, sin embargo, desde hace más de un año, reportes de vecinos de la avenida Alcalde afirman la aparición de grietas en más de 21 fincas. También se documentaron fisuras en la Catedral de Guadalajara y el Santuario, hundimientos en la Casa de los Perros y daños  en el templo de San Francisco que permanece cerrado. Tras su paso por avenida Revolución, también surgieron nuevos reportes de afectaciones.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo