A 10 días del atentado, Nájera renuncia a la Secretaría del Trabajo

Ante el riesgo de un nuevo atentado y el peligro que implicaba para las personas cercanas y demás ciudadanos, el ex fiscal optó por dejar su puesto

Por Héctor Escamilla

El ex fiscal Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco abandonó este jueves su cargo como Secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), a 10 días del atentado en su contra que lo dejó herido en una mano, esto afuera de un restaurante en el cruce de la calle Morelos y Chapultepec. Los incidentes posteriores dejaron saldo de tres personas muertas y 15 heridas.

En rueda de prensa, el gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval, confirmó que existen aún amenazas de estructuras criminales contra la vida del funcionario y quienes lo rodean, por lo cual está tomando la decisión de separarse del cargo.

El gobernador mencionó que tras investigar a las personas detenidas por el atentado del 21 de mayo se descubrió la intención de volver a atacar al funcionario.

“Esto lo hemos obtenido a través de datos de inteligencia que nos han sido proporcionados por autoridades federales”, explicó Sandoval.

Sandoval mencionó que incluso después del atentado Nájera se dijo firme de mantenerse como secretario del Trabajo y no dejarse amedrentar.

“Lo que es cierto, así me lo ha hecho saber el propio Luis Carlos, tras una reflexión personal y familiar es el hecho inobjetable que su sola presencia representa un riesgo para quienes le acompañan en el desempeño de sus funciones y la población en general. Ante esto y en un acto que estimo de profunda responsabilidad y vocación de servir y proteger a su comunidad, es que me ha manifestado su determinación de dejar su responsabilidad como Secretario del Trabajo”, explicó Sandoval.

El inicio del policía

Nájera apenas llegó a la STPS el 13 de febrero pasado, luego de un exilio voluntario de casi dos años.

La carrera de Nájera inició en 1990, como elemento de la extinta Policía Intermunicipal que unificaba las corporaciones en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Ese mismo año, dio el saltó a la Procuraduría de Justicia del Estado donde se desempeñó como actuario y agente del Ministerio Público.

En 1993 se convirtió en responsable de la los reclusorios de Jalisco, donde en 1995 enfrentó su primera gran crisis, luego que un motín en el penal de Puente Grande provocó la muerte de 11 internos.

Ese mismo año y con la llega del PAN al poder, Nájera se convierte en primer comandante de la Policía de Zapopan durante el gobierno de César Coll Carabias. Tres años más tarde sería director de la Policía de Zapopan en el gobierno de José Cornelio Ramírez Acuña, hermano del ex gobernador.

Más responsabilidades

En 2001, Nájera migra de nuevo a Guadalajara y se vuelve director de la policía tapatía durante el gobierno de Fernando Garza. El cargo se modifica con el arribo de Emilio González Márquez a la alcaldía, pero Nájera conserva el puesto como titular de la dependencia hasta 2006.

Aunque al llegar Emilio González Márquez a la gubernatura todo el mundo daba por hecho que Nájera sería procurador, se le convierte en Secretario de Seguridad Pública del Estado. En estos años y al desatarse la Guerra contra el Narcotráfico por parte del gobierno federal, en Jalisco Nájera tuvo que ser testigo de la fragmentación de “La Federación” del Cártel de Sinaloa y el surgimiento de dos cárteles: La Resistencia y el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

En el retorno del PRI a la gubernatura, Nájera se convirtió en el primer fiscal de la entidad. Ocupó el cargo al desaparecer la Procuraduría de Justicia y reorganizarse como Fiscalía estatal. Estuvo en el puesto hasta 2015. Al salir tuvo un autoexilio de casi dos años.

El atentado

El pasado 21 de mayo, Nájera fue blanco de un atentado al salir de un restaurante en Morelos y Chapultepec en Guadalajara. En este incidente cuatro civiles y tres policías resultaron heridos, además que el mismo funcionario fue herido de bala en una mano.

Fallece detenido implicado en ataque a ex Fiscal Nájera En el lugar del atentado se encontraron más de 200 cascajos de armas de grueso calibre. / FOTO: Cortesía

En incidentes posteriores seis personas fueron detenidas por estos hechos y en represalia se desató una ola de ataques contra civiles que derivó en la quema de tres automotores, dos de ellos unidades del transporte público.

En uno de estos atentados, ocurrido en Mariano Otero y Las Torres nueve personas resultaron heridas, entre ellas un bebé que murió por las lesiones sufridas.

Trascendió que el ataque a Nájera habría sido una represalia del Cártel de Jalisco Nueva Generación tras la muerte en marzo de 2015 de Heriberto Acevedo “El Gringo”, cabecilla de la agrupación quien falleció tras un enfrentamiento con policías en el municipio de Zacoalco de Torres.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo