Aumenta la deforestación en el sur y costa de Jalisco

Cada año se pierde, por la deforestación, una extensión cercana de 30 mil hectáreas, superficie equivalente al Bosque de la Primevera

Por Publimetro

La deforestación en las regiones Sur y Costa Sur del Jalisco avanza a pasos acelerados. Según datos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), cada año se pierden 1.5% de su territorio de selvas bajas y bosques, es decir, 30 mil hectáreas que equivalen al tamaño del bosque de La Primavera.

El maestro Enrique Jardel Peláez, investigador del Departamento de Ecología y Recursos Naturales, del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), afirmó que la mayor parte de esta deforestación es provocada por el avance de terrenos agrícolas y áreas de pastizales y, en menor medida, por el crecimiento de las poblaciones.

Jardel Peláez encabeza el proyecto de ordenamiento ecológico alrededor de los 10 municipios que forman parte de la Junta Intermunicipal del Río Ayuquila (JIRA): Tonaya, San Gabriel, Tuxcacuexco, Unión de Tula, Zapotitlán de Vadillo, Tolimán, Ejutla, El Grullo, El Limón y Autlán, y que busca la conservación de la biodiversidad de esta cuenca.

Aumenta la deforestación en el sur y costa de Jalisco Enrique Jardel Peláez, investigador del Departamento de Ecología y Recursos Naturales, del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), / FOTO: Cortesía UDEG

En las zonas de montaña –esenciales para la regulación de las condiciones ambientales y la conservación de la biodiversidad– hay una presión de cambio de uso de suelo por la expansión de áreas agrícolas y de un modelo no sostenible de ganadería. Esa deforestación afecta, en primer orden, a la selva baja caducifolia, en segundo término a los encinares y, en poca proporción, a los bosques de pino de las partes altas de montaña.

Los investigadores que trabajan en el proyecto han generado propuestas para lograr un equilibrio entre la conservación de la región y el aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales.

Una de éstas es la creación de ocho zonas protegidas bajo un modelo de administración municipal o intermunicipal, que buscará la conservación de la región, aunque también permitiría actividades productivas, además de conectar las selvas y bosques de la región en un corredor montañoso que terminará en Puerto Vallarta.

“Estamos hablando de ocho nuevas unidades pequeñas de conservación, principalmente ubicadas en la Sierra en Cacoma, el Cañón del Río Ayuquila hacia El Corcovado, en la Sierra de Tuxcacuesco, que se conecta con la Sierra de Manantlán y todas las barrancas que la conectan con las faldas del Nevado de Colima. En sí, la idea es mantener una especie de conectividad entre las áreas forestales”, explicó Jardel Peláez.

Además, se fortalecería el trabajo en la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán con cerca de 140 mil hectáreas, y el área protegida del Parque Nacional Nevado de Colima, una de las más importantes del Estado.

Esto representaría mantener el hábitat para muchas especies silvestres y aumentar la conectividad entre los ecosistemas forestales que protegen y mejoran las condiciones de suelo. Además, se generaría una gama de servicios ambientales que pueden contribuir también a la captura de carbono y la mitigación de cambio climático y, a la vez, ser un mecanismo de adaptación ante los efectos del cambio climático global.

Te recomendamos

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo