Urgen expertos a vigilar vulcanismo en La Primavera

Guadalajara es vecina de un volcán: el Bosque de La Primavera; especialistas reconocen la importancia de ampliar los estudios sobre su actividad

Por Héctor Escamilla

Pese a que junto a la zona metropolitana de Guadalajara hay un volcán activo, es poca la investigación que se realiza al respecto. Especialistas coinciden que son muy bajas las posibilidades que a esta generación le toque una erupción en la caldera de La Primavera, pero no deja de ser un riesgo latente que precisa estudios.

Las calderas se refiere a volcanes cuyas erupciones son pocas y espaciadas por miles de años, pero de darse, son más peligrosas que los estratovolcanes como el de Colima o el Ceboruco.

Según estudios geológicos, la actividad de la caldera de La Primavera se registra en periodos de 15 a 20 mil años. La última erupción ocurrió hace 28 mil años y fue la que dio origen al cerro de El Colli, además que sepultó el Valle de Atemajac bajo una capa de pómez.

“Explotan de manera violenta con muy poco aviso. Los avisos muchas veces son sutiles, pero sin el equipo para medir y vigilar las actividades geológicas en el interior de la caldera, la ciudad de Guadalajara está expuesta a un peligro innecesario”, señala un estudio del destacado investigador Phil C. Weigand publicado en 2011.

La caldera de La Primavera tiene un equivalente de rocas densas (ERD) de aproximadamente 45 kilómetros cúbicos y recibe una clasificación de ”colosal” o IEV–6.4 (Índice de explosividad volcánica). Para ponerlo en perspectiva, el Yellostone en California, el Lago Toba en Sumatra y el Lago Taupo en Nueva Zelanda tienen un IEV-8, poniéndose en la categoría de supervolcanes.

“En el ámbito de la vida de nosotros es poco probable que nos toque. Son procesos muy complejos que tardan 20 o 15 mil años en presentarse; sin embargo, siempre debe ser considerado como un elemento de riesgo” explicó Luis Valdivia Ornelas, coordinador del Departamento de Geografía del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara.

Para ahondar: La Caldera de Coli y su vecina Guadalajara

A decir del especialista, si bien la caldera estaría en una etapa final, no está de más realizar estudios, sobre todo porque es una estructura geológica compleja donde incluso se generan sismos.

Actualmente, la única instancia que monitorea la actividad de la caldera es la Comisión Federal de Electricidad, pero vinculado solamente a explotación geotérmica.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo