El Aquarius encara sus últimas horas de odisea tras el rechazo de Italia

El Aquarius, escoltado por dos buques de la Marina italiana, llegó a aguas españolas al pasar por el norte de la isla balear de Mallorca

Por EFE

El barco Aquarius de la ONG SOS Mèditerranèe encaró su último día de travesía hacia España tras ser rechazado por Italia, cuyo ministro de Interior, Matteo Salvini, ha advertido de que no permitirá el desembarco de inmigrantes de las naves humanitarias.

El Aquarius, escoltado por dos buques de la Marina italiana, llegó a aguas españolas al pasar por el norte de la isla balear de Mallorca (archipiélago mediterráneo) y recibió la bienvenida de un navío militar español, explicó a Efe el cooperante de abordo Alessandro Porro.

En la embarcación humanitaria viajan 106 de los 630 inmigrantes rescatados hace una semana y repartidos entre tres naves para la travesía al puerto español de Valencia (este), donde serán acogidos el domingo tras la férrea negativa de Italia y Malta a hacerse cargo de ellos.

En las últimas horas mejoraron las condiciones climáticas y el mar "finalmente se ha calmado" después de varios días de alto oleaje y fuertes vientos que obligaron a desviar la ruta y a resguardarse en el litoral oriental de la isla italiana de Cerdeña.

La historia del barco Aquarius

Los náufragos han pasado entre náuseas y mareos cerca de Malta, Sicilia y Cerdeña y de la francesa Córcega y, al ver la tierra, han preguntado frecuentemente si habían llegado al destino, si había acabado ya la odisea tras ser rescatados hace 7 días frente a Libia.

Los vídeos que desde la ONG envían a Efe dan fe de la rutina ya establecida en su interior: el reparto del desayuno con cruasán, las largas horas de charla en la cubierta, o contemplando el mar en el que estuvieron a punto de perecer ahogados.

Pero también algunos momentos de diversión, con bailes y cantos, algo que Porro considera "normal".

Los náufragos calzan zapatillas de goma y los trabajadores de las ONG se afanan en limpiar las instalaciones y desinfectar las manos de los rescatados para evitar que surjan enfermedades , o juegan con los diez niños, algunos muy pequeños, que viajan en el Aquarius.

Porro explica que, generalmente, cuando se rescata a inmigrantes, el día antes de desembarcar envían a las autoridades sanitarias que los acogerán las fichas clínicas para que preparen el dispositivo.

Mientras afrontan estas últimas horas de travesía, Italia persevera en su política de acabar con las ONG que rescatan vidas en el Mediterráneo central, acusadas de animar con su presencia a la inmigración y de favorecer el negocio de los traficantes de seres humanos que campan por el Estado fallido libio.

Italia ya no será cómplice de inmigración clandestina: Salvini

El ministro del Interior del nuevo Gobierno y líder del partido ultraderechista Liga, Matteo Salvini, lo volvió a dejar claro después de constatar que dos naves con bandera holandesa, Lifeline y Seefuchs, han regresado al mar para asistir a los inmigrantes.

"Que sepan estos señores que Italia ya no quiere ser cómplice del negocio de la inmigración clandestina y, por lo tanto, deberán buscarse otros puertos (no italianos) a los que dirigirse", aseveró en un mensaje en Facebook, con la etiqueta "cerremos los puertos".

La apuesta de Salvini es que solo lleguen a puerto italiano los rescatados por sus navíos.

"Como ministro y como padre, pueden atacarme y amenazarme todo lo que quieran pero no me rindo y lo hago por el bien de todos", zanjó.

En Publimetro TV

El caso del barco Aquarius y el problema actual de inmigración

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo