En México también se agrede a niños migrantes: Solalinde

El sacerdote católico aseguró que las autoridades federales manejan un doble discurso, toda vez que, por un lado, condenan las acciones del presidente de los Estados Unidos, pero por otro se violan los derechos humanos de este sector en varias entidades del país  

Por Daniel Flores

La política antinmigrante de Estados Unidos generó una serie de reacciones en contra de Donald Trump, luego de que diera a conocer la detención de miles de niños que son enjaulados en condiciones inhumanas 

Sin embargo, el Gobierno federal se ha quedado corto en condenar este tipo de acciones, consideró Alejandro Solalinde.  

Publimetro conversó con el defensor de derechos humanos, quien señaló que es indignante lo que sucede con los niños que son separados de sus padres inmigrantes, por lo que exigió  tomar medidas más severas para frenar este tipo de abusos. 

¿Debe considerarse un foco rojo la política anti migratoria que manejan México y Estados Unidos? 

Es inaudito que estos pequeñitos que no tienen ninguna culpa y que tuvieron que salir de sus lugares de origen, sufran esa violencia; primero pasar por un camino tan atroz como es el de México y que, en Estados Unidos, Donald Trump los enjaule como animales. 

Donald no tiene moral ni ética, ni conocimiento de derechos humanos, él ignora todo eso, y lo vemos reflejado en su tipo de políticas que implementa.  

¿Se debe endurecer los protocolos de ambos países sobre este sector? 

Da lo mismo el gobierno de México que los de Centroamérica que sirven a los intereses de Estados Unidos y por ende no defienden a los migrantes, se debe hacer mucho más para esta población que es doblemente violentados.  

Tratar de esa manera a unos infantes que no tienen la culpa no tiene perdón y menos un gobierno que no mete las manos por estos niños. 

¿Cómo debe responder la administración de Enrique Peña Nieto ante esto? 

Lo que debe hacer el presidente y Videgaray es responder de manera más enérgica y defender verdaderamente los derechos de las personas y niños migrantes, sin un doble discurso.  

 

En decadencia el Alto Clero  

Como un rebelde de la iglesia se autodenomina, Solalinde, quien se confesó en el libro Revelaciones de un Misionero: Mi Vida Itinerante (Harper Collins, 2018).  

Con la ayuda de la periodista Karla María Gutiérrez este libro retrata la vida del misionero que inició en Texcoco en 1945 y que ha ganado fama por ser un férreo defensor de los derechos de los migrantes.  

Para el sacerdote, el libro habla de su vida, pero con la idea de dejar un legado que impulse diversos cambios en la sociedad y la religión. 

"Este libro es también una manera de hablar sobre esas realidades que se mantienen en la institución y provocar, si se puede, una reformulación en cuanto a esta”, externó el nominado al Premio Nobel de la Paz. 

Solalinde Foto: Nicolás Corte
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo