Activistas defienden sus derechos durante el Mundial Rusia 2018

#HOMEALONe explora cómo la celebración del fútbol “limita los derechos y libertades de los ciudadanos” y activistas en Rusia

Por Dmitry Belyaev

Antes del partido de Suecia contra Suiza que #HOMEALONe visitó el 3 de julio, el movimiento sociopolítico juvenil con sede en San Petersburgo, apodado “Vesna” (“Primavera” – Ed.), que tiene como objetivo “cambiar el régimen corrupto y construir un sistema basado en la democracia y los derechos humanos”, llevó a cabo una acción en el estadio Krestovsky para protestar contra la tortura y la represión.
Cuatro personas fueron detenidas, entre ellas tres menores menores de edad, después de que una niña con una camiseta manchada de sangre roja posara bajo la figura de Zabivaka.
“Queríamos recordar que las autoridades utilizan la celebración del fútbol como una ocasión para restringir los derechos y libertades de los ciudadanos. Durante el campeonato, la ya suprimida libertad de expresión fue limitada. En algunas ciudades incluso se prohibieron los manifestaciones individuales. Los ciudadanos activos y no indiferentes son detenidos y aislados de la sociedad bajo falsos pretextos”, afirman los autores de la acción en la red social rusa VK.

Los miembros de Vesna también dijeron que no están en contra de la Copa del Mundo. Pero que se está utilizando como “anestesia para el robo del país: aumento de impuestos, impuestos especiales y edad de jubilación”.

 

Activistas

Hasta el 15 de julio se introdujeron leyes especiales en las ciudades anfitrionas de torneos que restringen las protestas en Rusia. Pero, como #HOMEALONe llegó a saber, en otras partes del país el activismo tiene lugar. Sin embargo, las numerosas reuniones en unas 30 ciudades en contra de las propuestas de elevar la edad de jubilación han sido totalmente ignoradas por los principales canales de televisión federales.
Según el Centro de Investigación de la Opinión Pública Rusa, el alza de los precios del combustible y la decisión del gobierno de elevar la edad de jubilación afectaron el bienestar social de la población local.

Las estadísticas confirmaron que, de forma bastante significativa –hasta 37 desde 53 puntos–, el índice de estimación de la situación económica actual del país por parte de los rusos disminuyó. Como muy bueno o bueno, sólo fue considerado por el 14% de los participantes, frente al 31% hace un año. El 52 por ciento lo calificó como promedio (contra el 40 por ciento anterior), y el 29 por ciento como malo o muy malo (había sido 18 por ciento). Al 5% restante le resultó difícil de evaluar.

El nivel de optimismo social también cayó de 36 puntos en junio de 2018 frente al 59 por ciento en el mismo período de 2017. Ahora sólo el 24% de los rusos espera que mejore la situación de la vida de su familia en un año (hace un año, esta cifra era del 33%). Al 26%, en comparación con el 16% anterior, aumentó el número de personas que creen que en un año la vida de su familia empeorará. Mientras que el 38 por ciento cree que en un año vivirán casi de la misma manera que ahora (esta cifra era del 42 por ciento el año pasado).

“La disminución observada en los indicadores sociales refleja la reacción del público ante el aumento de los precios del combustible y la próxima e impopular reforma de las pensiones”, declaró a los medios de comunicación Julia Baskakova, jefa de la modelización y previsión social del Centro de Investigación de la Opinión Pública de Rusia. “Muchos sugieren que en un futuro cercano su situación financiera empeorará… La corrección de la dirección elegida para el desarrollo del país comienza a ser cuestionada”

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo