Invaden con topes las calles de la Zona Metropolitana

Según estimaciones de la autoridad, hay cerca de 50 mil topes instalados en la ciudad, pero apenas 4% tienen el aval de la autoridad estatal o municipal

Por Héctor Escamilla

Aunque en calles de la Zona Metropolitana existen más de 50 mil topes o reductores de velocidad, apenas 4% contaría con permiso de alguna autoridad. Incluso, del total, apenas 320 tienen el aval de la Secretaría de Movilidad del Estado de Jalisco que es la dependencia responsable de facultar su instalación.

A decir de expertos, los topes si bien tienen una función de reducir la velocidad, es urgente que la autoridad realice acciones para que se regularice su instalación, principalmente por los efectos medioambientales que puede generar.

“El problema de los topes es que, por ejemplo, el instalado en Carretera a Nogales o Carretera a Saltillo, es que va generando la reducción del tráfico y congestionamientos. Es tal la carga vehicular en algunas horas del día que se generan cuellos de botella y emanaciones masivas de gases contaminantes”, explicó Raúl Gómez, activista de temas medioambientales.

Sin embargo, el especialista destaca que la mayoría de los topes son instalados por los propios vecinos, en muchas ocasiones con dimensiones por fuera de la norma y que más allá de reducir la velocidad, complican la movilidad.

La Secretaría de Movilidad, a través de un reporte de transparencia, señala que es la dependencia facultada para la instalación de topes a partir de un dictamen técnico que hacen los ayuntamientos.

Según estimaciones de la Secretaría de Movilidad, el retirar un tope irregular puede costar entre dos mil y cuatro mil pesos, según el material que se use, y puede dejar severos daños en la vialidad donde se encontraba instalado.

Lo que dice el Reglamento Estatal de Zonificación:

  • No se colocarán en vialidades principales.
  • Sobre vialidades secundarias se colocarán sólo en los lugares en donde no afecte la fluidez de la circulación.
  • En vialidades locales se colocarán a una distancia no menor a 30 metros a la esquina más próxima.
  • Se colocarán en áreas próximas a los lugares de alta concentración de peatones, como escuelas, templos, centros comerciales, y similares.
  • No se colocarán nunca en calles de acceso a un crucero semaforizado.
  • Sólo se instalarán en calles en donde sean visibles a una distancia mínima de 50 metros.
  • Se pintará con franjas blancas diagonales con pintura especial de tránsito y con esferilla de vidrio para ser visibles durante la noche.
  • Se colocará señalamiento preventivo a 50 metros antes del tope.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo