Eje de la reconstrucción, la sociedad civil

Por César Cravioto

La opinión de los afectados por el sismo del pasado 19 de septiembre será decisiva para el Programa de Reconstrucción del gobierno de Claudia Sheinbaum.

En efecto, la futura gobernante de la capital está empeñada en lograr que los damnificados participen en todas las etapas del Programa, pues finalmente se trata de reconstruir su propia vida. De restaurar el bienestar que les fue arrebatado ese fatídico día.

Con tal propósito, este 20 de agosto Sheinbaum encabezará la primera parte de una gira de trabajo por las zonas afectadas. Para conocer, de viva voz de los damnificados, sus puntos de vista en torno del proceso de restauración y encontrar las soluciones, por tanto tiempo pospuestas, a la devastación.

Por eso, hasta que se incorporen las opiniones e incluso los sentimientos de las víctimas se dará cauce al anteproyecto del Programa de Reconstrucción del próximo gobierno local, el cual se presentará este 19 de septiembre.

Empero, cabe subrayar, éste aún estará sujeto a las opiniones de los vecinos. Y con base en sus consideraciones se harán los ajustes correspondientes.

La intención es que la reedificación contemple la justicia para todos. Y para conseguirla, es necesario que la gente asuma, a la par del gobierno, las decisiones.

Que se involucre de manera activa, no sólo pasiva. Que no se limite a esperar ayuda de las autoridades.

Porque buscamos que las decisiones sean colegiadas, se requiere una significativa participación ciudadana. Para que los propios afectados decidan sobre el destino de sus inmuebles, pues su intervención es condición de una sociedad democrática.

Buscamos, a la vez, desterrar la incertidumbre entre los miles de damnificados del movimiento telúrico. Y asegurarles que el gobierno de Sheinbaum respetará y dará continuidad a los convenios que hubieren establecido con la presente administración local.

Así como garantizarles, a las personas o grupos que aún no han sido atendidos, que el siguiente gobierno dará prioridad a sus demandas. Y que de forma expedita, con tacto y sensibilidad popular se resolverán, sin excepción, todos los casos.

En este marco, se prestará atención preferente a los grupos vulnerables. Por ejemplo, en las zonas afectadas por grietas, las acciones deberán ser avaladas por estudios técnicos.

Si las fracturas ponen en peligro las vidas de los vecinos, se les brindarán opciones habitacionales viables. Se deberá dialogar con cada familia hasta convencer a todos y cada uno de los habitantes.

Desde luego, las soluciones deberán ser graduales. Primero deberá elaborarse un diagnóstico sobre las condiciones de la zona, de las viviendas, de los conjuntos habitacionales. Y segundo, se buscará que la reinstauración corresponda a las características de los afectados. Porque hay quienes enfrentan situaciones muy adversas. Y otros cuyas afectaciones no revisten extrema gravedad.

También debe entenderse que la reconstrucción se desprende de una situación extraordinaria. Por consiguiente, la estrategia para restituir las amplias superficies e inmuebles dañados debe ser regida por decisiones ejecutivas. No ceñidas a criterios burocráticos.

Es otras palabras: como la ciudad continúa en situación de emergencia, se requiere una gestión distinta, acorde con un contexto extraordinario.

Por eso se debe atender a las víctimas a través de una ventanilla única. Porque hacerlo a través de varias, como en la actualidad ocurre, retrasa el proceso y se implantan trabas innecesarias.

Con la intención de ayudar a todos se buscará obtener recursos públicos de la ciudad y de la federación, de empresarios y fundaciones. Para que los afectados no se vean obligados a contratar un crédito hipotecario que los endeude 20 años más, después de haber pagado la vivienda que perdieron por efecto del siniestro.

Reiteramos, en tal sentido, que los damnificados no deben convertirse en deudores eternos de la banca.

También estamos empeñados en elaborar un censo fidedigno que dé cuenta cabal de la magnitud del desastre, del cual hoy, once meses después del sismo, aún se carece.

Para que a partir del 5 de diciembre, cuando Sheinbaum y su equipo arribemos al gobierno de la capital, contemos con la información completa que nos permita encauzar una reconstrucción incluyente de la Ciudad de México.

Tal es la encomienda de Claudia Sheinbaum, la cual me esforzaré en cumplir como comisionado para la Reconstrucción de su gobierno.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo