Cuál es la diferencia entre que AMLO sea presidente virtual y electo

Andrés Manuel López Obrador está a menos de cuatro meses de ocupar la silla presidencial.

Por Eduardo Suárez

El destino que Andrés Manuel López Obrador había buscado desde hace 12 años casi se consuma, al ser ratificado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como el ganador de las elecciones del 1 de julio. 

De candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, pasó a “virtual ganador” de las elecciones y ahora ya es “presidente electo”, por lo que sólo le falta llegar a ser “presidente constitucional” el 1 de diciembre cuando rinda protesta como jefe del Ejecutivo. 

Te recomendamos:

Pero, ¿Qué implica pasar de ser “virtual ganador” a “presidente electo”?

No sólo es un paso más en la formalización del proceso rumbo a convertirse en el presidente constitucional de la República, sino que con la entrega de la constancia también viene la liberación del presupuesto de transición.

El Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2018 contempló otorgar una partida de 150 millones de pesos para que el "presidente electo" desarrolle sus actividades de enlace administrativo con el gobierno saliente.

De acuerdo con el académico de la UNAM, Roberto Duque Roquero, con la entrega de la constancia por parte del TEPJF su victoria se vuelve oficial e irrefutable.

“No puede declararse el cómputo final de la elección si no están concluidos los medios de impugnación que se presenten, ya que pueden variar los números. En esta ocasión desecho mil 196 impugnaciones”, detalló el jurista.

Una vez que desahogó las impugnaciones, el TEPJF también tuvo que resolver tres situaciones: 

Determinar como válido el cómputo final de la elección presidencial.

Declarar la validez de la elección, si se apegó a la Constitución y las leyes electorales.

Y, emitir la declaratoria de presidente electo y publicarla en el Diario Oficial.

Por qué le dicen o le llaman "virtual"…

El abogado César Juárez Ortiz coincidió con el maestro Duque y detalló que se le llamaba “virtual ganador” porque la falta del documento que emite el Tribunal que acredita su triunfo inapelable, para tomar posesión el 1 de diciembre ya como “presidente constitucional de la República”.

“El término jurídico correcto y que dictamina la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) es el de ‘candidato electo’ y a partir de la constancia que emite el TEPJF ya le corresponde un presupuesto para iniciar el proceso de transición entre su equipo de trabajo y la administración pública del régimen que sale del poder”, dijo el estudiante de posgrado de la UNAM.

Para finalizar, los juristas coincidieron que tras la entrega de la constancia de mayoría nada puede quitarle el nombramiento de “presidente electo” ni que llegue a la silla presidencial el 1 de diciembre.

Camino recorrido

Tras los comicios, el 4 de julio inició el cómputo de las elecciones federales en cada uno de los 300 Consejos Distritales del país para armar las actas de escrutinio, como lo mandata el artículo 314 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE).

Después el presidente del Consejo Distrital entregó un expediente con los resultados del conteo de las votaciones y las impugnaciones de la elección al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En ese momento López Obrador todavía no era “presidente electo”, sino solo “ candidato ganador” de las elecciones presidenciales.

El artículo 99 de la Constitución señala que le corresponde a la Sala Superior del Tribunal Electoral realizar el cómputo final de la elección de Presidente, después de resolver las impugnaciones y validar las elecciones.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo