A un año del sismo, Chimalpopoca pasó de monumento a basurero

Aunque vecinos se han ofrecido para limpiar el predio, las autoridades aseguran que se encuentra en litigio y nadie puede intervenirlo

Por La Silla Rota

A un año del sismo del 19 de septiembre, el predio donde colapsó el edificio de Bolívar 168 casi esquina Chimalpopoca, colonia Centro, donde fue montado un memorial para recordar a las nueve personas que perdieron la vida, se convirtió en un basurero.

La maleza creció y en el sitio donde había oficinas, antes del sismo que cimbró a la Ciudad de México, ahora hay bolsas de basura abiertas. Lucen como si alguien hubiera buscado en ellas algo que rescatar.

Plásticos, partes de muebles inservibles, muñecos de peluche, hueso de animal, ropa y pañales usados son de los residuos que están dispersos en el sitio.

A días de la tragedia, un grupo de mujeres organizó un memorial para recordar a las víctimas, que en su mayoría eran costureras que laboraban en el inmueble. Hicieron pintas en los muros que quedaron en pie, "Ni una más sepultada por la corrupción", es una de las frases que aún se puede leer. Colocaron cruces, veladoras y objetos que hacían referencia a su labor. Ahora eso dejó de tener el mismo significado.

Al acercarse o simplemente pasar por la banqueta, un olor fétido impregna la nariz, viene de los residuos orgánicos e inorgánicos que tiran en el predio. Incluso hace un tiempo el aroma alertó a los vecinos. Pensaron que quizá habían arrojado algún cuerpo.

Víctor, el vendedor de dulces que está aún lado de la escuela primaria Simón Bolívar y a unos metros del predio, declara en entrevista con LA SILLA ROTA que durante los primeros seis meses después de la tragedia, las ventas bajaron de manera sustantiva, ya que durante ese tiempo permaneció cerrado el plantel y muchas de las oficinas gubernamentales que había en la zona se mudaron.

El predio permaneció acordonado debido a que la Procuraduría General de Justicia de la ciudad (PGJ) realizaba peritajes. Una vez concluidos, personal de esa dependencia retiró los sellos y cintas.

El sitio quedó sin protección y a la intemperie. Alguien que pase por el lugar y no sepa que ocurrió se queda con la impresión de que es un terreno baldío. Los vecinos, padres de familia y maestros de la escuela Simón Bolívar se han ofrecido para limpiar de manera voluntaria el predio.

Sin embargo, la respuesta de la autoridad es que no pueden intervenir ni permitir que alguien ingrese a limpiar, bajo el argumento de que está en litigio.

"El terreno está abandonado sin que nadie haga nada por la limpieza y lo único que ha prevalecido es la falta de higiene y que ninguna autoridad haga caso lo que pasa con él".

El vecino Javier Martínez, quien ayudó a rescatar a algunos sobrevivientes, señala que es lamentable el estado actual del predio.

"Se encuentra abandonado, la gente tira basura. He traído maderas para tratar de tapar, pero las quitan. Se han olvidado de la tragedia que pasó aquí", lamenta.

Lee la historia completa en La Silla Rota

 

Consulta historia completa en La Silla Rota Foto: La Silla Rota

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo