Con la saturación de automotores alentan la metrópoli

El alza del padrón vehicular y las obras reducen la velocidad de los automotores y termina impactando en la generación de contaminantes y calidad de vida

Por Héctor Escamilla

La saturación vehicular y la gran cantidad de obras dispersas en la metrópoli han provocado que en sólo seis años la velocidad promedio de la Zona Metropolitana se haya reducido y pasara de 24 kilómetros por hora, a 21 kilómetros por hora en 2018.

Los datos del Instituto de Movilidad del Estado de Jalisco empatan con un estudio de la firma Inrix donde a partir de información obtenida vía GPS, se reveló que en la Zona Metropolitana, en promedio, una persona pasa un día con nueve horas atorado en el tráfico cada año, sólo detrás de la Ciudad de México donde una persona gasta dos días y 11 horas de su año atorada en las vialidades.

En gran medida, esta situación se deriva del incremento de motorización en todo el estado; la Secretaría de Administración, Planeación y Finanzas, documenta que existen en la entidad 3.7 millones de vehículos, es decir, hay un vehículo por cada dos personas. Lo que más llama la atención es que en las últimas dos décadas, el crecimiento del parque vehicular aumentó a una tasa de 6% cada año, mientras que el parque de motocicletas 11% cada año.

A esta situación se suman cierres por obras como la Línea 3 del Tren Ligero o los trabajos de repavimentación en vialidades clave como Periférico o Ávila Camacho.

El fenómeno impacta en la calidad de vida e implica un costo: según el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo México (ITDP), los efectos de la masificación de los vehículos en el espacio público de Guadalajara cuesta 21 mil 319 millones de pesos de los cuales cuatro mil 970 millones son derivados de accidentes, 10 mil 635 millones de las horas humanas perdidas por tiempo en el tráfico, cuatro mil 099 millones de pesos de efectos a la contaminación y cambio climático e incluso mil 615 millones de pesos por efectos del ruido.

A decir de activistas de la movilidad sustentable, es importante voltear a ver nuevos medios de transporte como la bicicleta y que se incorpore a esquemas de movilidad intermodal, es decir, se combine con estructuras efectivas de transporte público y masivo.

Yeriel Salcedo, promotor de la movilidad sustentable explica: “Sería muy positivo que la bici empezara a avanzar en el tema de la intermodalidad, donde ya la bici en combinación con el transporte público podría ser una opción para la gente que vive ya a distancias más largas como por ejemplo Tlajomulco, que ha tenido un crecimiento de 500% en los últimos años”.

Destacan otros activistas como Silvina Razo, la importancia de combatir los viajes unipersonales en vehículos de motor y la implementación de políticas públicas para compartir los vehículos, como el modelo de carpool.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo