“Soy un hombre feliz con vulva”: esta es la historia de Adrián

“Una cosa es cómo me identifico yo y otra con quién decido compartir lo que soy”.

Por VICE

Nació con un cuerpo de mujer. No pasó mucho tiempo cuando empezó a reconocerse a sí mismo y a notar que había un desfase entre lo que veía en el espejo y lo que realmente era. Algo dentro de sí que pugnaba por expresarse en libertad. Fue así como Adrián, apenas terminó su adolescencia, se asumió enteramente como un chico trans. Pero la cuestión no se detuvo ahí, porque también se dio cuenta que el transicionar a mujer no significaba que le gustaban los hombres. Es decir: era un chico trans y gay. “Joto” en sus propias palabras, pues este término lejos de discriminarlo, lo empoderaba.

En más de una ocasión llegaron a cuestionarle “para qué se había cambiado de sexo, si le gustaban los hombres”, “que se hubiera quedado como mujer”. Sin embargo, esto no lo detuvo y hoy es un hombre homosexual, asumido y feliz. Líder del proyecto “Transmasculinos” y bajo el grito de guerra “Fuck Gender Roles”, Adrián ha tomado como cruzada personal la deconstrucción de los binarismos y de lo que entendemos tradicionalmente sobre el género. Para conocer más sobre su historia y cómo se reconoció, además de cómo lleva su día a día, decidimos platicar con él y esto fue lo que nos contó:

VICE: ¿En qué momento te diste cuenta de que tenías una identidad sexogenérica distinta?

Adrián: Desde que tengo memoria me sentí ajeno con el género femenino y sus roles. A los cinco años usaba la ropa de mis primos, me miraba al espejo en una postura coqueta y masculina. Todos pensaron que era una etapa y lo dejamos pasar; incluso yo lo suprimía considerándome únicamente una mujer no afeminada. Fue hasta los 19 años cuando supe lo que era una persona trans, y encontré la razón por la cual yo me sentía tan ajeno a la forma en la que era leído por la sociedad.

¿Existe una edad “correcta” o “idónea” para apoyar a los niños y niñas trans con su proceso de transición?

Hay muchos estudios donde se menciona que aproximadamente a los cuatro años, un niño o niña es capaz de identificar su género y los roles asociados con este, incluso sin tener consciencia de la relación género-genitales. Y desde mi vivencia ese fue mi caso, no se trata de una etapa, no estamos confundidos ni confundidas. La información y la importancia de identificar y darle valor a los sentimientos de un infante es vital y crítico para actuar y evitar que la niñez trans viva procesos ajenos a su identidad.

¿Cómo fue tu experiencia en la escuela?

Yo he sido muy privilegiado en el sentido de que he recibido el apoyo de mis compañeros y compañeras, pero pasé toda mi carrera en el IPN con un nombre que no me identificaba y cada semestre necesité explicar a los profesores mi situación. Aunque muchos me otorgaron respeto y validación, también pasé situaciones de transfobia. Por ejemplo, había una profesora que al llamarme la atención se refería a mí en femenino, para ridiculizarme. También tuve un compañero que hizo mofa de mi vivencia. Por supuesto no me quedé callado: fui a hablar con autoridades y la subdirectora. La experiencia no tuvo buena resolución para mí porque no saben manejar este tipo de temas; me tacharon de heterofóbico (cosa que nada tenía que ver con la situación) y victimizaron al agresor. Actualmente sigo intentando resolver esa situación para que exista mayor educación en casos de identidad de género en las escuelas.

¿Llevaste algún proceso hormonal o quirúrgico para llevar a cabo tu transición?

Así es, actualmente llevo proceso hormonal con testosterona en la Clínica Especializada Condesa. También me realicé la mastectomía, proceso quirúrgico que consiste en la extirpación completa de las glándulas mamarias. Aunque no quisiera que con esto se entendiera que hay formas específicas de llevar o validar la transición, ya sean hormonas u operaciones. Estas no califican qué tan trans o no trans eres; yo me sometí a estos procesos por decisión propia y por la búsqueda de la congruencia entre lo que veía y lo que quería ver en mi espejo.

Ahora bien, tú te asumes como un hombre trans al que le gustan los hombres. ¿Cómo le explicas esto a la gente? ¿No le resulta confuso?

Sí, siempre es confuso. Al principio empecé a explicarlo con toda la paciencia mencionando la diferencia entre sexo, género, identidad de género, expresión de género y la preferencia u orientación sexual. Actualmente sólo menciono de manera tajante que una cosa es cómo me identifico yo y otra con quién decido compartir lo que soy.

¿Has llegado a recibir comentarios como “¿y para qué cambió de sexo si le gustaban los hombres”?

Por supuesto, cuando salí del clóset fue la frase que más escuchaba. Pero no se trata de qué hacer con mi cuerpo para gustarle a los hombres, sino qué es lo que iba a hacer yo para gustarme a mí mismo.

En el mundo gay suele haber roles, ¿tú tienes alguno?

Si no acepto los roles de género, menos los roles sexuales. Aunque soy pasivo en la mayoría de mis encuentros, y me encanta, también me fascina hacerle de activo. Y hoy en día para todo hay instrumentos y métodos que ayudan mucho.

¿Cómo es para un chico trans el ligue o establecer relaciones de pareja?

Cuando ligo casualmente fuera de casa no menciono que soy trans porque no veo necesidad. Sé que soy atractivo en otros aspectos, y en relaciones de pareja tengo muy claro que la base es el respeto mutuo, así que no creo que ser trans me dificulte ni me facilite nada porque ser trans no es todo lo que soy. Aunque sí me sirve como filtro contra gays transfóbicos que no entienden la diversidad de las masculinidades.

¿Usas apps de ligue como Grindr? ¿Especificas en tu perfil que eres trans?

Cuando las usaba sí especificaba que soy un hombre trans, justamente para ahorrarme tiempo. Recibía todo tipo de comentarios: desde felicitaciones, halagos, propuestas sexuales, hombres con intención de algo serio, los que no sabían ni lo que era un hombre trans y querían que yo los educara, hasta los expertos en biología que me querían educar a mí. Pero eso me resultó aburrido así que las dejé.

¿Crees que se llega a fetichizar a las personas trans, al punto de convertirlas en objeto de morbo? ¿Te ha pasado?

Sí, considero que las personas trans somos más propensas a ser vistos como un fetiche. Sé que estamos erotizados y esto en gran parte es por el boom del porno trans actual. Aunque se agradece la visibilidad, también deja cosas negativas, como el morbo.

Y sí, sí me ha pasado sentirme así. Pero honestamente nunca he dejado que nadie pase por encima de mi valor como persona como para dejar que me vean como un mero objeto.

¿En qué consiste tu proyecto Transmasculinos, y qué buscas con él?

Transmasculinos es un proyecto de dibujos identitarios que se complementa con textos de críticas que yo me he hecho para conmigo y deseo compartir con otros hombres trans. Lo que busco específicamente es retratar vivencias trans y la interseccionalidad dentro de lo trans. Vivencias alegres con su identidad y su corporalidad diversa, ya que en todos los medios siempre se nos retrata como personas que sufrimos mucho. Y por supuesto que nos dejan ese pensamiento como un chip, así que lo que intento conseguir es librarnos de eso.

Y específicamente en los hombres trans, quitarnos el peso de cómo debe ser un hombre para ser validado. Lo digo así porque me ha tocado ver hombres trans que van siendo unos machitos, incluso misóginos, y no se dan cuenta que eso es un ataque directo hacia ellos mismos. Y lo hacen con tal de demostrar que son parte del tóxico sistema masculino.

¿Te consideras activista?

No siempre me mantengo activo en la comunidad trans, aunque por supuesto que identifico las problemáticas y la urgencia de darle soluciones a la comunidad. Siento que mi aportación funge más como un activismo visual.

¿Qué opinas del feminismo TERF que excluye a las mujeres trans del movimiento feminista?

Me imagino a las TERF y al patriarcado como un par de exnovios que se siguen viendo para coger… a la diversidad de corporalidades y reducir la identidad de las mujeres por sus órganos sexuales.

A mi percepción los feminismos deberían sumar en vez de restar, pero bueno, al final del día sólo soy un hombre con privilegios masculinos tratando de decir cómo debe ser el feminismo.

¿Dónde recomiendas informarse a las personas jóvenes trans o aquellos que quieren conocer más o sensibilizarse sobre el tema?

En México existen muchos grupos de apoyo donde se organizan diálogos, páginas de Facebook como Transmasculinidades MX, Trans Pride World, etcétera. Y por supuesto, muchas lecturas acerca de género, de transfeminismo, conferencias. Recomiendo que se empapen de toda la información que les aporte una aceptación y reconciliación consigo mismos y con la otredad.

¿Qué mensaje le dirías a aquellos que dicen “por más que se operen las personas trans se quedan hombres o mujeres”?

Que existen personas trans que ni siquiera se quieren operar y su identidad no deja de perder validez. No nacimos en cuerpos equivocados. Yo soy hombre, nací hombre, y pude haber no necesitado ninguna operación y eso no afecta lo que soy; un hombre feliz con vulva.

Finalmente, si pudieras dejar un mensaje a la gente que conoce muy poco de la realidad trans, ¿qué le dirías?

Que estamos en todas partes, siempre hemos existido. No exigimos nada más que el respeto a nuestra identidad, el reconocimiento del Estado, el respeto a nuestras corporalidades, salud integral y la despatologización de lo que somos. Que estamos y seguiremos luchando por la infancia trans, por las mujeres y hombres trans, y necesitamos aliados que estén informados y deseen apoyar esta lucha.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo