Es notable como desde hace unos días, la decisión por parte del Gobierno del Banco de México de aumentar la tasa de interés a 7.75 en combinación con una inflación que se mantiene aún en alza y que actualmente según el INEGI se encuentra cercana al 5%, es un tema que se encuentra presente en los diferentes portales de noticias, en programas de televisión y en las conversaciones entre las personas que intentan concluir si este es un momento conveniente para pedir un crédito.

Para llevar calma y claridad, explicaremos por qué sube y cómo afecta esta variable al mercado crediticio además de detallar cuáles son las alternativas de préstamos recomendables, inquietudes que resultan ser comunes entre los interesados en acceder a financiación en este contexto.

¿Por qué sube la tasa de interés de referencia con la inflación? Perspectivas

Esto sucede, por un lado, debido a la política llevada a cabo por el Banco de México para el control de la inflación, pues, cuando esta muestra una tendencia alcista, la entidad aumenta la tasa de interés de referencia para que el incremento del costo financiero en los créditos lleve a un crecimiento menor que reduzca la demanda y como consecuencia frene el aumento de los precios en el mercado, es decir que, al reducirse la utilización de los préstamos para el consumo y de las tarjetas de crédito, disminuyen las ventas dentro del mercado interno tal como muestran las últimas estadísticas expresadas por ANTAD, lo que, en teoría, desacelera el ritmo de los aumentos de precios y por ende a la inflación. Sin embargo, existe otro factor por el cual suben las tasas de interés y es la política que Estados Unidos aplique con respecto a este tema, ya que, si el país limítrofe las sube, México experimenta un aumento de tasas casi automática y por lo que vemos, la tendencia es que las tasas sigan en aumento en el país vecino.

Por ende, mientras la inflación aumente, las tasas lo harán, así como también en caso de que Estados Unidos continúe con su política de incremento en sus tasas como ya lo hizo tres veces en lo que va de este 2018.

¿Cómo afecta el aumento de la tasa de interés de referencia a los créditos?

En concreto, el aumento de la tasa de interés de referencia impacta en los costos de financiación ofrecidos por las diferentes alternativas de préstamos en financieras para personas, porque es el costo con que el Banco Central les presta dinero a los bancos y estos, utilizan dicha tasa, como base para determinar lo que le cobrarán a sus clientes por prestarles dinero que, debido al margen financiero siempre es mayor a los dos dígitos de interés.

Hablando específicamente de los préstamos personales tradicionales, vemos que este, junto a las tarjetas de crédito, son uno de los productos con mayor sensibilidad al aumento de la tasa de interés, por ser una de las herramientas de financiación con menor garantía para los bancos y es por esto que, actualmente, encontramos en general tasas mínimas del 50% y máximas del 90%, un costo financiero ampliamente superior al que veníamos teniendo en los últimos años cuando los bancos prestaban a tasas más cercanas al 22%.

Por su lado, los créditos para autos y para viviendas por tratarse de opciones con plazos más amplios que les dan la posibilidad de responder con menor velocidad a un incremento de tasas, experimentan un aumento en sus costos, menor a los préstamos personales de libre disponibilidad.

¿Cuáles son las mejores alternativas de crédito con la tasa y la inflación en alza?

En estos momentos se recomienda mucha precaución al momento de contratar un préstamo poniendo especial atención a la tasa de interés ofrecida, por lo que, se vuelve indispensable tomarse el tiempo necesario para realizar una investigación amplia que permita encontrar las opciones más económicas. A su vez, es conveniente recurrir a tasas fijas evitando, por el momento, aquellas posibilidades de financiación con tasas variables, ya que, si continúa esta tendencia, con el correr del tiempo las cuotas aumentarán sus montos, ocupando mayor porcentaje en sus ingresos, esto sumado a que, los salarios no se incrementan siempre al ritmo de la inflación.

En síntesis, una buena alternativa dentro del sistema financiero tradicional será un préstamo común que muestre una tasa fija entre un 35% y un 40%. Para aliviar la investigación que debe llevar adelante, diremos que actualmente los bancos reconocidos que brindan los créditos más baratos son HSBC y Bancomer con tasas que rondan el 35%, Multiva y Scotiabank con un porcentaje cercano al 37% y Banorte y Banamex con tasas aproximadas de un 40%. Luego, es difícil encontrar instituciones que dispongan de tasas menores al 50% o al 60% para sus préstamos personales.

Otra opción es recurrir a un préstamo por nómina por los que los bancos cobran menos intereses debido a que tienen más garantías de que el cliente vaya a cumplir con el cronograma de pago. Para acceder debe contar con un trabajo formal, una antigüedad laboral, en general, mayor a un año y en algunos casos es necesario que la compañía en la que trabaja tenga convenio con la entidad bancaria en particular. Dentro de esta modalidad vemos que las mejores opciones son Multiva con una tasa realmente competitiva que ronda el 15%, Sólida AP que ofrece una cerca al 20% y Bancomer, Mifel e Inbursa cuyas tasas se establecen alrededor del 22%.

Una tercera alternativa interesante son los créditos en línea otorgados en plataformas P2P que son sitios en que personas le prestan dinero a personas y que por lo tanto no se consideran entidades financieras. Por su formato, dichos sitios no se encuentran regulados ni por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ni por El Banco de México lo que lleva a que la suba de la tasa de interés no impacte directamente sobre ellos dándoles la posibilidad de ofrecer intereses menores que los disponibles en los préstamos tradicionales en bancos. Estos créditos permiten una mayor flexibilización para el acceso y plataformas tales como Afluenta y Kibo, dos de las más confiables y líderes del segmento están aplicando tasas que rondan el 18%.

¿Qué recomiendan a los que ya están pagando un crédito?

Si se encuentra en la situación de estar abonando un crédito personal, vehicular, revolvente o cualquier financiación cuya tasa sea variable es probable que los costos del préstamo sigan aumentando, por lo que, resulta un momento óptimo para hacer un esfuerzo en realizar pagos adelantados o proceder con una cancelación total anticipada. Si su deuda es a tasa fija las variaciones con respecto a este tema no tendrán mayor impacto en su situación. Ahora bien, en relación a las tarjetas de crédito es importante abonar siempre más que el mínimo solicitado, pues, aunque esta opción ayude a no ser reportado negativamente en el Buró de Crédito en situaciones de emergencia, los intereses moratorios son los más afectados por la suba de la tasa de interés de referencia haciendo que continuar con el abono mínimo lleve a una deuda en la que se requieren años para su cancelación.

En conclusión, ¿conviene tomar un crédito en el contexto actual?

En un contexto de encarecimiento de las alternativas de crédito, lo conveniente es, en lo posible evitar por el momento el endeudamiento a la espera de una mejora en las condiciones lo que puede darse si la meta de inflación planteada por el gobierno del 3.3% para el año 2019 es alcanzada y se considera un tema controlado, pues, en consiguiente el Banco de México podría optar por comenzar a bajar la tasa de interés de referencia y con ello los costos de financiación de los créditos para personas produciendo así una contexto más favorable para la toma deuda.

Ahora bien, si necesita un préstamo con cierta premura, recuerde optar por ofertas con intereses fijos lo más bajos posibles teniendo en cuenta que la cuota no abarque más de un tercio de sus ingresos mensuales, para favorecer, de este modo, el correcto pago de la deuda con el fin de evitar entrar en mora y sufrir las consecuencias de los incrementos en la tasa de interés que puedan suceder.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo