El 'impuesto a la carne' podría salvar miles de vidas

Los científicos afirman que ese impuesto global a la carne también recortaría las facturas de atención médica en 41 mil millones de dólares por año

Por Miguel Velázquez

Un equipo de investigadores del Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford estimó la tasa de impuestos que sería necesaria para compensar los costos de atención médica relacionados con el consumo de carne, ya que la Organización Mundial de la Salud ha confirmado que las carnes rojas como la carne de res, cordero y cerdo son cancerígeno cuando se consume en formas procesadas, incluyendo tocino, salchichas y carne seca.

Los científicos afirman que ese impuesto global salvaría miles de vidas y recortaría las facturas de atención médica en 41 mil millones de dólares por año. Metro conversó con Marco Springmann, autor principal de la investigación, para obtener más información.

Preguntas y respuestas

¿Qué te inspiró para realizar este estudio?

– La Organización Mundial de la Salud ha clasificado la carne de res, cordero y cerdo como carcinogénicos cuando se comen en forma procesada, y como probablemente carcinogénicos cuando se comen sin procesar.

Además, estos tres tipos de carne se han relacionado con mayores tasas de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2. Esto plantea la cuestión de si la carne roja y procesada debe regularse de manera similar a otros carcinógenos, como el tabaco y el asbesto, u otros alimentos de interés para la salud pública, como las bebidas azucaradas.

En lugar de prohibir el consumo de carne roja y procesada, adoptamos un enfoque basado en el mercado y nos centramos en estimar los niveles de impuestos apropiados para la carne roja y procesada. La razón es que un impuesto a la salud sobre la carne podría alentar la adopción de alternativas más saludables a la carne roja y procesada, y podría aumentar los ingresos para pagar los costos de salud asociados con su consumo.

¿Cómo lo hiciste?

– Calculamos los llamados niveles impositivos óptimos que darían cuenta de los costos de salud de la carne roja y procesada en cerca de 150 países y regiones de todo el mundo. Si bien los consumidores aún tendrían la opción de comer carne roja y procesada, tendrían que contribuir a pagar por tratar las enfermedades crónicas que se supone que causa su consumo.

Marco Springmann, investigador principal del Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford, Reino Unido Marco Springmann, investigador principal del Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford, Reino Unido / Foto: Cortesía

Para nuestro estudio, utilizamos estimaciones de cómo la carne roja y la carne procesada afectan los riesgos de las enfermedades crónicas y cuánto cuesta tratarlas. Luego calculamos la carga sanitaria y económica asociada con una porción adicional de carne roja y procesada, y con base en eso, estimamos los impuestos a la salud por porción de carne roja y procesada que representaría esos costos.

¿Qué pasa con los resultados?

– Descubrimos que el precio de la carne procesada tendría que duplicarse en los países de ingresos altos, como los Estados Unidos y el Reino Unido, para tener en cuenta sus costos de salud, y el precio de la carne roja no procesada tendría que aumentar en un 20% .

Los ingresos fiscales ascenderían a $ 172 mil millones a nivel mundial y cubrirían el 70% de los costos de salud que el consumo de carne roja y procesada representa para la sociedad. Una sorpresa fue que para cubrir completamente los costos, los impuestos a la salud tendrían que duplicarse y, en los países de ingresos altos, aumentar al 200 por ciento para la carne procesada.

Háblanos más sobre los beneficios de reducir el consumo de carne roja

– Los precios más altos en la carne roja y procesada fomentan los cambios en la dieta a otros alimentos menos dañinos. Nuestros resultados sugieren que si se introdujeran los impuestos a la salud, el consumo de carne procesada disminuiría en aproximadamente dos porciones por semana en los países de altos ingresos y en un 16 por ciento a nivel mundial.

Un menor consumo de carne roja y procesada llevaría a 220 mil muertes menos por año debido a enfermedades crónicas, como enfermedades coronarias, derrames cerebrales, cáncer y diabetes tipo 2. También podría tener efectos positivos en el cambio climático y el peso corporal.

Descubrimos que podría reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero en más de cien millones de toneladas, principalmente debido a un menor consumo de carne de res. Y también reduciría los niveles de obesidad al llevar a los consumidores a sustituciones bajas en calorías.

¿Qué sigue?

– Para que los impuestos a la salud sobre la carne roja y procesada se implementen con éxito, se necesitará algo más que los niveles impositivos. Otros aspectos importantes son las campañas de información que explican por qué tales impuestos tienen sentido, la información sobre alternativas más saludables a la carne procesada y roja, y el apoyo potencial para que los consumidores adopten esas alternativas y para las industrias que tendrían dificultades para ajustar sus carteras.

####

CITA:

"Los gobiernos no necesitan decirle a la gente lo que pueden y no pueden comer, pero tienen la responsabilidad de alentar la adopción de dietas saludables y sostenibles. Y asegurarse de que los costos de salud de los alimentos se reflejen en sus precios es un componente importante de eso ".

Marco Springmann, investigador principal del Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford, Reino Unido

####

Por los números:

220 mil

Vidas se podrían salvar al año de enfermedades crónicas si se implementan los 'impuestos a la carne'.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo