Neptalí y Miriam no quieren ir a EU, sino quedarse en México

Porque huyen de la violencia, padecen pobreza o por motivos de salud, más de 3,200 migrantes centroamericanos solicitaron refugio

Por La Silla Rota

Hace más de tres meses a Neptalí Ramos lo amenazaron de muerte integrantes de la pandilla Mara Salvatrucha por negarse a vender drogas para ellos. Él trabajaba como albañil y vivía con su familia en Tela Atlántida, una ciudad costera de Honduras.

Neptalí, su esposa y dos hijos viajan en la Caravana Migrante. Huyen de la violencia y pobreza que prevalece en su país desde hace varios años. Ellos no buscan llegar a Estados Unidos, sino que su meta es quedarse en México como refugiados.

"Todo está muy feo en Honduras. Hay mucha violencia y la economía no alcanza para nada. Es un país que se ha vuelto invivible. Tenemos que buscar un futuro mejor para los hijos”.

El pasado domingo llegó el primer grupo de la Caravana Migrante a la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca, donde en el Estadio Jesús Martínez Palillo el gobierno capitalino implementó un albergue provisional. Hasta este miércoles se tenían contabilizadas a más de 5 mil 500 personas, de las cuales 86% son hondureños, informó la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Hasta el último corte, el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) informaron que tres mil 230 centroamericanos han tramitado su solicitud de refugio en México.

La Secretaría de Gobernación informó que de los más de cinco mil 300 centroamericanos que están en el albergue de Ciudad de México podrían sumarse otros de las demás caravanas y alcanzar un total aproximado de siete mil. También precisó que la cifra de tres mil 230 que  solicitaron refugio no crecería mucho más de 100. Incluso, el albergue principal en Chiapas quedó vacío.

Desde que proliferaron los maras en Honduras, la mayoría de la familia de Neptalí ha sido víctima de la violencia. Incluso dos de sus hermanos ya migraron a Estados Unidos por esa razón.

Antes de que lo amenazaran, Neptalí ya había pensado migrar a cualquier otro país. No necesariamente a Estados Unidos.

"Siempre ha sido la idea de buscar otro lugar que sea mejor para vivir y darle un mejor futuro a mis hijos. La mayoría de la gente quiere cruzar para los Estados Unidos, pero en lo personal yo quiero pedir asilo en México. Ya hice todos los trámites".

Dice que le gusta mucho la Ciudad de México. Es la primera vez que la conoce y ya se enamoró de ella, por eso hará todo lo posible para quedarse legalmente. Su idea es conseguir un trabajo y residir de manera permanente. Ya no quiere regresar a Honduras. Nunca.

"Ya salimos a pasear. Nos fuimos en el Metro. Es muy bonita la Ciudad de México, me encanta. Justo aquí me quiero quedar".

Lee el texto completo aquí 

Consulta historia completa en La Silla Rota Foto: La Silla Rota

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo