Jaliscienses aguardan su ejecución por más de dos décadas

Según datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, los 50 mexicanos condenados a pena de muerte en prisiones del mundo, siete son de Jalisco

Por Héctor Escamilla

Luego que el pasado miércoles se cumplimentó la ejecución del mexicano Robert Moreno Ramos en Texas, oaxaqueño acusado de matar a su familia en 1992 y que el 21 de septiembre autoridades de Malasia conmutaran la pena capital a tres jóvenes, a cambio de cadena perpetua, quedan en total 50 mexicanos esperando la pena de muerte, todos en prisiones de Estados Unidos y de los cuales siete son oriundos de Jalisco.

De hecho Jalisco, junto con Baja California, son las dos entidades con mayor cantidad de personas sentenciadas a pena de muerte en México, con siete; seguido por Michoacán con seis y Chihuahua con cinco.

Hay un factor común entre todos los jaliscienses sentenciados: sus crímenes ocurrieron en la década de los noventa y hay algunos que esperan desde hace 25 años en el pasillo de los condenados. De estos detenidos, cinco se encuentran en prisiones de California, uno en Oregon y uno más en Ohio.

De estos personajes, destaca el caso de Dora Buenrostro, mujer detenida en California luego de asesinar a sus tres hijos; es la única mexicana sentenciada a la pena capital.

1,760 mexicanos detenidos en prisiones del mundo entre 2017 y 2018 según la Secretaría de Relaciones Exteriores; 97%  en Estados Unidos. Las principales detenciones en la Unión Americana son por delitos migratorios; en el resto del mundo por narcotráfico

Destaca otro caso en este listado, el de José Trinidad Loza Ventura, sentenciado a pena de muerte por un cuádruple homicidio en Ohio en 1991. En 2015 estuvo a punto de ser ejecutado, pero la intervención de organismos internacionales de derechos humanos frenó de momento su muerte, tras señalar que hubo irregularidades en el proceso donde se le sentenció. Su caso se encuentra en revisión, pues al parecer su declaración fue obtenida por torturas.

Otro caso es el de Horacio Alberto Reyes Camarena, acusado de un homicidio y una tentativa de homicidio durante un asalto, crímenes acontecidos en 1995. En 2003, el caso de Horacio saltó a la opinión pública internacional, pues requería un trasplante de riñón mientras aguardaba en el pasillo de la muerte. Este incidente generó una polémica que escaló a los tribunales sobre los derechos a la salud de los reos sentenciados.

Hasta inicios de 2018 eran ocho jaliscienses sentenciados a pena de muerte; pero el 30 de abril fue exonerado Vicente Benavides Figueroa, quien desde 1993 estuvo detenido por la violación y homicidio de una menor de dos años edad. La intromisión de organismos de derechos humanos le salvó la vida, ya que lograron comprobar que las autoridades omitieron pruebas fundamentales en el juicio que se le realizó, entre otras, que no fue él quien causó daño a la menor edad. Fue liberado tras permanecer 25 años detenido.

Jaliscienses aguardan su ejecución por más de dos décadas FUENTE: SRE y departamentos de justicia de EU

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo