Aumenta número de sancionados por manejar borrachos en la ZMG

En 2018 se incrementó el promedio al mes de personas sancionadas por manejar bajo los efectos del alcohol; el programa Salvando Vidas cumplió esta semana su primer lustro de vida

Por Héctor Escamilla

El programa de pruebas de alcoholimetría Salvando Vidas cumplió esta semana cinco años de haber iniciado.

A un lustro de distancia, el proyecto logró reducir el número de muertes y heridos en accidentes provocados por el consumo de bebidas embriagantes. Sin embargo, para este año, aumentó el promedio mensual de personas sancionadas económicamente o que terminaron en el Centro Urbano de Retención por Alcoholimetría (Curva).

Según estadísticas de la Secretaría de Movilidad (Semov) en 2013 -el programa sólo tuvo dos meses, noviembre y diciembre-, el promedio mensual de personas retenidas fue de 181; durante todo 2014 fueron 326 retenidos; para 2015, 400; en 2016, 378; en 2017, 362 y para este año, hasta el mes de octubre, el promedio mensual de retenidos es 430.

1.7 millones de pruebas de alcoholimetría se han aplicado desde que comenzó a aplicarse el programa el 15 de noviembre de 2013

En el caso de las personas que recibieron sanción económica, en 2013 fueron en promedio 68 al mes; al año siguiente 180 mensuales; para 2015, 251 al mes; en 2016, 247; 2017, 227 y para 2018 son 280 multados.

Esta situación se da a pesar que ha habido una reducción en la presencia de puestos de revisión en la metrópoli y algunos días sólo se ponen dos retenes en la ciudad, aunque al inicio del programa llegaron a haber hasta cinco módulos simultáneos.

Las mismas estadísticas de la Semov señalan que desde que inició el programa se han aplicado un millón 696 mil 685 millones de pruebas, de las cuales 36 mil 038 han dado positivas, es decir apenas 2.12% de los exámenes.

El programa ha permitido reducir el número de muertes por alcohol en accidentes viales, pasaron de 279 en 2013 a sólo 15 hasta septiembre de 2018.

“Si se percibe un relajamiento comparado a hace unos años. Es un operativo necesario de reforzar porque sí se aprecia que la gente le perdió el miedo. Se redujo el número de cuentas de redes sociales que avisaban donde se encuentran los operativos, pero la gente sigue bebiendo a pesar que sabe que va a manejar y eso es grave porque no se ha logrado permear al tema cultural” señaló Mane Mejía, que es activista del consumo responsable de alcohol.

El activista mencionó que la autoridad debería buscar mecanismos para las alertas que se emiten en plataformas de movilidad como Waze.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo