Familias conectadas y el bienestar digital

Hoy en día, el tiempo que pasan sus hijos frente a las pantallas es el problema número uno de los padres. La baronesa Beeban Kidron, fundadora de la Fundación 5Rights, pide un equilibrio más saludable. Ella cree que el mundo digital debe ser rediseñado para reflejar las necesidades y los derechos de los niños

Por Johanna Juntunen / MWN

Los conflictos relacionados con la tecnología se han convertido en la razón principal de los altercados en las familias. Esto no es sorprendente ya que el hogar promedio tiene más de cinco dispositivos conectados, y los padres se sienten abrumados por las nuevas responsabilidades digitales de la crianza.

Más del 70% se preocupa por el tiempo de pantalla de sus hijos y el 68% siente que no tienen control sobre el contenido que sus hijos ven. Estos números, a pesar de corresponder a los Estados Unidos, son aplicables en todo el mundo ya que el hecho de estar constantemente conectados se ha convertido en la norma.
La baronesa Beeban Kidron cree que es fundamental abordar el urgente tema del bienestar digital.

“Hay un gran desequilibrio en el poder que la tecnología tiene sobre un niño. Calificamos las películas para proteger a los niños y hacer cumplir otras regulaciones en su mejor interés, pero este no es el caso del mundo digital”, dijo Kidron en su presentación principal en el Mobile World Congress Americas en Los Ángeles.

La ex directora de cine (Bridget Jones: The Edge of Reason) creó la Fundación 5Rights que aboga por los derechos de los niños en línea. 5Rights trabaja con UNICEF, muchas otras organizaciones de niños, universidades, grupos educativos y desarrolladores de aplicaciones.
Ella dice que “el entorno comercial está diseñado para adultos. No es adecuado para niños menores de 18 años, pero un tercio de los usuarios de Internet son niños que tienden a compartir en exceso”.

Kidron participó como coautora de The Disrupted Childhood Report, el que recientemente fue publicado y que detalla cómo las prácticas de “diseño persuasivo” manipulan el comportamiento humano innato y mantienen deliberadamente a los niños en línea para recopilar sus datos con fines comerciales. Las características de diseño persuasivo se basan en recompensas (me gusta y comentarios), el miedo de no aparecer popular (conteos públicos de amigos y seguidores), la necesidad de ser sociales, alertas y personalización, como el auto play.

Como miembro de la Cámara de los Lores del Reino Unido, Kidron ha introducido la ley de protección de datos con demandas de configuraciones de privacidad más estrictas.
“El impacto de los datos en las opciones de vida futura del niño es mayor que la educación”.

Basado en investigaciones académicas, el informe enumera los efectos dañinos del diseño persuasivo en la infancia, incluido el desarrollo emocional, físico y educativo.

“La tienda de golosinas digital no proporciona una nutrición equilibrada. Demasiado tiempo conectado a dispositivos digitales puede causar ansiedad, falta de sueño, quedarse atrás en la escuela, depresión, aislamiento, sobreexposición y ciberacoso”, según Kidron.
Los niños reconocen haber perdido un tiempo precioso con amigos y familiares porque las redes sociales, los juegos en línea y otras trampas digitales se han apoderado de sus mentes.

“El estar deslizando por la pantalla sin cesar me da una sensación de malestar en el estómago. Soy muy consciente de lo poco que controlo y de la necesidad de estar en línea”, dice una persona joven en el informe.

 

Internet

El verano pasado, Fortnite se convirtió en la culminación de un juego adictivo que ahora es reconocido como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Diseñar servicios para que sean adictivos y luego pedirles a los niños que dejen sus teléfonos no es la respuesta. Tenemos que cuidar a los niños con anticipación y hacer que las máquinas sean menos compulsivas”, admite Kidron a Metro World News.
Neurólogos explican que esta adicción al contenido digital se debe a las nuevas conexiones neuronales que reconfiguran los cerebros de los niños, y los frenos ya no funcionan. No pueden dejar el dispositivo. Hay una guerra en nuestro cerebro porque los límites se establecen en una parte y la otra parte los implementa.

En EEUU, las personas están conectadas a sus dispositivos digitales más de 10 horas al día y el número está creciendo. Las expectativas de disponibilidad constante (24/7) están atrapando a padres y niños por igual.

Kidron subraya que la experiencia digital debe mejorarse para todos: “El acceso a los servicios digitales para entretenimiento, socialización y aprendizaje es de vital importancia para los niños, los jóvenes y el futuro de la sociedad en general. Pero tenemos que ser muy conscientes del hecho de que no podemos alejarnos del rediseño sistémico. Es responsabilidad de los reguladores, padres, niños y servicios. Nadie está libre de responsabilidad”.

 

Consejos para niños y padres que navegan por el mundo digital:

1 Encuentre herramientas y dispositivos inteligentes que ayuden a monitorear, administrar y filtrar el contenido, y establezca horarios de acostada para toda la familia.

2 Los padres deben ayudar a sus hijos a encontrar información correcta y herramientas productivas en línea.

3 No compartas en exceso.

4 Practica la gratificación demorada y usa el tiempo de pantalla como recompensa. De esta manera las tareas y los quehaceres se hacen más rápido.

5 Establecer límites de tiempo, por ejemplo, dos horas al día, obliga a los niños a manejar mejor su tiempo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo