Malverde, el santo de los narcos que 'viajó' a Nueva York para ayudar a El Chapo

Testigos aseguran que sobre un armario al exterior de la sala donde se realiza el juicio, se encuentra la figura de Malverde de unos 6 centímetros de tamaño

Por EFE

En el juicio contra Joaquín Guzmán "el Chapo" Loera que se celebra estos días en Nueva York, lejos de México, no podía faltar Jesús Malverde, el venerado santo de los narcos o, como le llaman otros, de los pobres.

Justo en un cuarto pequeño, sobre un armario de metal, previo a la entrada de la sala donde se realiza el juicio desde la pasada semana, allí está Malverde, también de Sinaloa, igual que el Chapo.

Puedes leer también:  "El Rey" Zambada acusa a Genaro García Luna de recibir sobornos del narco

Se desconoce cómo llegó hasta allí la figura, de unos seis centímetros descubierto hoy por la prensa que cubre el juicio contra el alegado capo del cartel de Sinaloa, en la corte federal en el distrito de Brooklyn.

Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán Loera dijo a Efe que el santo está allí desde el inicio del juicio contra su cliente.

"Jesús Malverde apareció al inicio del juicio", indicó el abogado, que a preguntas de si fue por petición del propio Guzmán Loera contestó que "fue un milagro…apareció él mismo".

Lo cierto es que allí está la figura de Jesús Malverde, un hombre blanco, de mirada profunda, cabello negro, camisa blanca, pantalón negro y corbata roja, en un sillón rojo que lleva su nombre en la parte inferior y en sus manos, bolsas de dinero.

Jesús Malverde (1870-1909) tiene su capilla en Sinaloa.

Su leyenda creció en la segunda mitad del siglo pasado, cuando la actividad del narcotráfico se incrementó en México, específicamente en Sinaloa, estado considerado cuna de los más importantes capos de los carteles mexicanos.

Cada 3 de mayo, la Capilla de Malverde recibe a cientos de creyentes en este santo, no reconocido por la Iglesia católica, procedentes de diferentes estados del país, que van a pedirle o agradecerle favores.

Su verdadero nombre era Jesús Juárez Mazo, quien nació en las Juntas de Mocorito en el estado de Sinaloa, que vivió en extrema pobreza con su familia, de quien se dice robaba a los ricos para darle a los pobres, una especie de Robin Hood.

Juárez Mazo murió ahorcado y sus seguidores aseguran que aún después de muerto continuó ayudando a los más necesitados.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo