Miles de niños han muerto desde el inicio de la guerra en Yemen

Según el nuevo informe de Save the Children, se estima que 85 mil niños menores de cinco años murieron de hambre o enfermedades extremas desde la escalada de la guerra en Yemen, en abril de 2015. Los datos de las Naciones Unidas estiman que 400 mil niños sufran graves enfermedades.

Por Miguel Velázquez

La desnutrición aguda fue, en todo el mundo, la forma más mortal de hambre extrema, durante 2018. Para aprender más sobre el problema, Metro habló con Bhanu Bhatnagar, portavoz de Save the Children.

P: Los datos del informe parecen horribles.

– Save the Children está horrorizado de que cerca de 85 mil niños en Yemen hayan muerto debido a las consecuencias del hambre extrema desde que comenzó esta guerra.

Los datos son tan escasos que simplemente no podemos saber con certeza cuántos niños murieron como resultado de las luchas directas cada año, o del hambre y la enfermedad creadas por ella. Esto se debe a que el sistema de salud está colapsado y es imposible que alguien haga un seguimiento exhaustivo de las muertes. Lo que sí sabemos es que esta crisis está empeorando exponencialmente a medida que el tiempo avanza y, como mínimo, 85 mil niños menores de 5 años probablemente hayan muerto solo de hambre. Sin atención urgente, muchos más niños no sobrevivirán para ver 2019.

P: ¿A qué riesgos se enfrentan los niños?

– Los niños están pagando el precio más alto por esta crisis. Se enfrentan a una triple amenaza. El hambre, las enfermedades y las bombas se cobran la vida de docenas de menores yemeníes todos los días. Los niños pasan hambre, tienen sed y padecen enfermedades fácilmente prevenibles, como el cólera y la difteria. Los casos de malnutrición aguda grave en los niños son más del doble de las tasas anteriores a la crisis, con 400 mil en comparación con 160 mil antes del conflicto.

Bhanu Bhatnagar, Save the Children portavoz Bhanu Bhatnagar, Save the Children portavoz / Foto: Cortesía

 

La falta de combustible y las dificultades para acceder a las instalaciones médicas, además de la escasez de suministros médicos, personal y cortes de energía hacen que los niños se estén muriendo de enfermedades prevenibles y tratables de manera competente. Cuando un niño está gravemente desnutrido, su riesgo de muerte aumenta casi diez veces. Nuestras nuevas cifras muestran que para unos 85 mil niños la terrible situación humanitaria ya les ha costado la vida.

P: ¿Es una de las peores hambrunas de este siglo?

– Una de las peores hambrunas de este siglo fue en Somalia: se estima que alrededor de 130 mil niños menores de cinco años murieron entre 2010 y 2012 como resultado del hambre y las causas asociadas. Lo que sorprende de Yemen es que estas 85 mil muertes no son el resultado de la sequía o el cambio climático, son totalmente el resultado de un conflicto creado por el hombre, que es alimentado por países que tienen el poder de detenerlo. Todavía.

Q: ¿Cómo resolver el problema?

– Save the Children ha alimentado a más de 140 mil niños desde 2015, pero eso es solo una gota en el océano. Estamos tratando de salvar vidas brindándoles tratamiento médico, alimentos, asesoramiento y espacios seguros para jugar. A los niños se les debe permitir ser niños. Pero mientras esta guerra brutal continúa, alimentada por algunas de las naciones más poderosas, no podemos esperar alcanzarlos a todos. La única esperanza que la mayoría de los yemeníes pueden atreverse a tener es para un mañana, si sobreviven la noche. Debemos ver el fin de la lucha y de que las partes en conflicto lleguen a una solución política, porque esta guerra no se puede ganar militarmente. Se han perdido suficientes vidas inocentes, toda una generación de niños.

P: Habla de tu experiencia en el país.

– Nuestros equipos se han reunido con familias que hierven agua y le ponen especias para su única comida del día. Hablamos con una madre que tuvo que vender su casa solo para tener suficiente dinero para alimentar a sus cinco hijos. Ahora viven en una pequeña tienda de campaña en la calle. Cuando se le preguntó qué quería hacer este año, una niña de 12 años le dijo a nuestro personal que quería casarse porque entonces podría comer pollo y arroz para el almuerzo. La gente de Yemen está sufriendo inmensamente y está utilizando mecanismos de afrontamiento negativos para lidiar con el estrés diario de la guerra, como el matrimonio infantil o saltarse comidas. El país entero se ha puesto de rodillas y podría llevar décadas reparar el daño físico y emocional.

821 millones
Se estima que las personas están desnutridas, según el informe de 2017 titulado: "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo".

 

 

"Por cada niño muerto por bombas y balas, docenas mueren de hambre y es completamente prevenible", –Tamer Kirolos, Directora de Save the Children en Yemen

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo