Comparte Ida Vitale su su vida con mil jóvenes

La escritora uruguaya se ganó el corazón de los jóvenes que acudieron a escucharla al auditorio Juan Rulfo de la FIL

Por Héctor Escamilla

La uruguaya Ida Vitale, premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, compartió sus experiencias de vida ante más de mil jóvenes que abarrotaron el auditorio Juan Rulfo de la Feria Internacional del Libro.

Vitale, a sus 95 años, demostró su alegría de compartir ante los jóvenes. Con total lucidez, describió sus relaciones con viejos amigos del mundo de la literatura y dio consejos a los jóvenes que en varios momentos ovacionaron su simpatía:

“Yo recomiendo que no se apresuren, pero que tampoco rompan, bueno salvo que sea muy evidente que haya que romper, pero sobre todo que lean todo lo que les caiga en la mano, después se sabrá si era bueno o malo”.

La ganadora del Premio en Lenguas Romances 2018 reiteró su agradecimiento a México por la generosidad con la que recibió a los exiliados de las dictaduras políticas en la década de los 70 en Uruguay.

Comparte Ida Vitale su su vida con mil jóvenes FOTO: Cortesía

La poeta explicó a los jóvenes presentes que todos empiezan a escribir prácticamente de la misma manera: intentando hacer algo parecido a lo que realizan sus autores favoritos, y luego terminan dándose cuenta de que lo que hacen al inicio no eran tan bueno.

“Hay quienes se satisfacen más pronto con lo que hacen; hay otros que conservamos la sospecha a través de los años. Si bien no rompemos, estamos por lo menos quietos, en lo que ha salido ahí en el papel. Creo que habrá distintas maneras de empezar, y es lo más normal. Porque es normal que uno lea algo y se sienta tentado a emularlo”, describió.

A los jóvenes que sueñen con ser escritores, les recomendó que no se apresuren, pero que tampoco se rindan.

“Sobre todo, lean todo lo que caiga en sus manos. Después se sabrá si era bueno o malo. A veces las recomendaciones externas no pesan. A veces nos gusta algo sin que sepamos si nos debe gustar o no, sin que tengamos un dato que nos confirme: la fama, la editorial, o lo que sea. No detenernos con lo que nos guste mucho, mucho, porque ahí sí es una tentación de imitar”, aconsejó a los jóvenes.

“Todo, en el fondo, es la vida del ser humano –abundó–. No esta cosa que es una imitación de lo que se hizo antes de los pasos que nos interesan de alguien que está cerca, o no tan cerca. La finalidad viene por sí sola después, porque a veces la gente cambia de rumbo, de repente hay poetas que quizá terminan en ingenieros. O al revés”.

Te recomendamos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo