Declaración de Vicente Fernández, horrenda y homofóbica: paciente en espera de un órgano

Recibir un órgano significa darnos una segunda oportunidad de vida, de poder desarrollarnos laboral y personalmente.

Por Diego Rodríguez

Hace 29 años Oralia recibió un trasplante de riñón, actualmente el órgano sólo funciona a la mitad de su capacidad, por eso debe acudir tres días a la semana a su tratamiento de hemodiálisis y así mantener su buen funcionamiento.

A sus 45 años, está inscrita en el Registro Nacional de Trasplantes a la espera de otro riñón, pero esto podría ocurrir en un lapso de entre seis y 10 años.

Por lo que consideró que lo dicho por Vicente Fernández al rechazar la donación de un hígado porque podría ser de un homosexual o un drogadicto, le parece de una profunda ignorancia.

“De pena ajena lo que dijo el señor, todos somos seres humanos, con defectos y virtudes, se me hace un comentario homofóbico y horrendo, yo tenía al señor en un estatus de opinión muy elevado y para mí ese señor ya se fue al infierno; se me hizo un comentario discriminatorio y de mal gusto porque él no es perfecto, nadie lo es”.

Explicó que si al cantante le notificaron que había un hígado listo para él es porque se aprobaron diversos filtros para garantizar el procedimiento, por lo que también desperdició el tiempo de los médicos y personal de laboratorio que hicieron las pruebas y garantizar la compatibilidad.

“El trasplante es un proceso seguro, como cuando vamos por nuestro paquete de sangre para una transfusión, hay que pasar un análisis, no nos van a poner la que tengan a la mano. Cuando una persona hace una donación lo hace de corazón, por humanidad, por amor al prójimo; es una grosería decir que por ser homosexual no aceptó la donación”, condenó.

Oralia consideró que este tipo de declaraciones, sobre todo las que hacen personas con impacto mediático, pueden afectar el altruismo de las personas, porque no es un tema fácil la donación de órganos, ya sea por desconocimiento, prejuicios o creencias.

Además, con el paso de los años los avances en la medicina cada vez permiten que los pacientes tengan mejor calidad de vida y sea gente productiva que aporta a la sociedad, que pueden desarrollarse personal y profesionalmente.

"Mis riñones dejaron de crecer"

Oralia relató que cuando tenía nueve años sus riñones dejaron de crecer, a los 12 años su cuerpo comenzó a colapsar y fue necesario dializarla a través de una fístula en el estómago.

A los 16 años recibió el trasplante de riñón de una niña de cuatro años que tuvo muerte cerebral, y aunque los médicos sólo le dieron esperanza de vida del órgano de 15 a 20 años, se ha mantenido en funcionamiento casi tres décadas.

“En todos estos años he tenido una buena calidad de vida, me casé, tuve familia, tengo un empleo formal. Todo esto fue posible gracias a la bondad de los padres de esa nena, quienes me regalaron una segunda oportunidad de vida a mí y a otros pacientes, porque fue una donación múltiple”.

Oralia reconoce que en 30 años se ha tomado mayor conciencia sobre la donación de órganos, pues se han superado barreras religiosas y prejuiciosas sobre las preferencias sexuales, se ha entendido que se trata de un tema de actitud y de humildad con los demás.

“Yo le pido a la población que de favor donen sus órganos, que sea un tema que se hable en la familia, que nos den una segunda oportunidad de vida, habemos mucha gente productiva, que vale la pena donar un riñón, una cornea, que nos den un regalo de vida”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo