En riesgo de colapso la Brigada Animal por omisión de alcaldías

La diputada local Leticia Varela indicó que sólo una de las 16 demarcaciones realiza las campañas de esterilización

Por Aabye Vargas

La Brigada de Vigilancia Animal (BVA) de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC-CDMX) está al borde del colapso, ya que actualmente opera al triple de su capacidad, debido a la omisión de diversas autoridades capitalinas y las escasas adopciones, aseguró en entrevista con Publimetro Carmelo Hernández Salazar, encargado operativo de la brigada.

“Somos de los mejores centros diseñados en espacio y contamos con una hectárea de terreno. La capacidad para albergar –según los médicos– no debería pasar de los 50 perros, pero actualmente estamos al triple, tenemos arriba de 120. Esto no va a ayudar al animal si está en proceso de curar alguna lesión o enfermedad, pues el hacinamiento es un factor de estrés que dificultará su recuperación”, indicó Hernández.

En tanto, la diputada local de Morena, Leticia Varela, aseguró que el problema de fondo es que no se realizan las campañas de esterilización en las alcaldías, pues de las 16 demarcaciones sólo Xochimilco confirmó la realización de dicho programa.

“Las alcaldías están obligadas a hacer jornadas de esterilización, pues además les asignaron el 1% del presupuesto para realizar estas acciones. Si no se efectúan estas campañas la presencia de perros callejeros irá en aumento y la capacidad de la Brigada será rebasada, por lo que tienen que coadyuvar las 16 demarcaciones junto con la Secretaría de Salud (Sedesa) y Medio Ambiente (Sedema)”, puntualizó.

Varela adelantó que ya hay pláticas para unificar la BVA, la Agencia de Atención Animal de la Ciudad de México (Agatan) y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) para que sea un ente “con dientes” y tenga herramientas para evitar la violencia animal y sea un modelo en defensa de sus derechos.

Adopción a la baja

Carmelo Hernández indicó que el problema de sobrepoblación se debe a la baja en adopciones, pues a pesar de que impulsan el apadrinamiento, éstas son cada vez menos. “Hay perros que llevan aquí más de dos años cuando deberían de estar sólo siete días, pues somos un centro de transferencia, de paso.

“Tenemos gran demanda; diariamente recibimos entre 10 y 20 denuncias, de éstas, la mitad son efectivas –en donde se rescatan animales–, el resto son asesorías a ciudadanos; sin embargo, ya no se retribuye ese apoyo, pues no se le da importancia a la adopción, el ciudadano piensa que con el hecho de rescatar al animal termina todo”, precisó Hernández.

Cocodrilos y víboras de cascabel, los otros rescatados La BVA no sólo rescata perros y gatos, pues tan sólo el año pasado se lograron recuperar 713 animales salvajes o exóticos, incluso algunos que se encuentran protegidos. Entre estos resalta la recuperación de 28 cocodrilos, 10 víboras de cascabel, 79 serpientes y cuatro monos.

“Han llegado animales en pésimas condiciones, que por cuestiones de salud se les tiene hasta que amputar un miembro. Después del rescate hay un proceso de revisión al animal, posteriormente viene la observación, la curación y la adopción”, expresó.

“En caso de animales que tienen algún estatus de protección dentro de la norma vigente, se colabora con Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)”, señaló.

¿Cómo viven?

Publimetro realizó un recorrido en las instalaciones de la Brigada de Vigilancia Animal, en donde se confirmaron casos de presunto abuso sexual a animales que tardaron hasta dos años en tener un comportamiento “normal” tras aplicarles una terapia conductual y médica.

¿En qué porcentaje llegan a detectar violencia en los animales rescatados?

— En un 90% los animales tienen signos de maltrato por las conductas que manifiestan. Más allá de las lesiones que puedan tener, normalmente vemos que llegan sumisos, que no controlan esfínteres o que tienen posturas de miedo, incluso la agresión de algunos pueden ser porque hubo un maltrato previo y reaccionan así por miedo, por las experiencias negativas que ha vivido el animal; es un mecanismo de defensa.

¿Cuáles son las lesiones que comúnmente presentan?

— Normalmente son fracturas. Uno puede pensar que fueron atropellados, pero lo importante es saber qué desencadenó el suceso, si es que fueron abandonados, si escaparon por un mal cuidado o si nacieron en la calle. También hemos tenido perros con lesiones de mordedura generalizada –por todo su cuerpo–, que para nosotros son signos de que fueron utilizados para peleas clandestinas. Tenemos casos de animales mutilados, con el rabo cortado, cocodrilos sin ciertas partes de sus extremidades y tuvimos un caso de un tigre desgarrado. Nos aferramos a tener una especie exótica como mascota, dañando al individuo y a la especie en general, dejando los ecosistemas desprovistos e incluyendo al animal en un área que no es la indicada para él.

¿Cuánto tarda el proceso de curación?

— Cada animal es distinto, hemos visto procesos donde el animal regresa a la normalidad en seis meses, pero hay otros que han tardado hasta dos o tres años. Tuvimos el caso de Ónix, una perra criolla que fue enterrada viva en Iztapalapa hace seis años. La rescatamos y estuvo dos años con nosotros, se le dio terapia conductual y médica; es decir, la tratamos con fármacos para poder contrarrestar el estrés, la ansiedad y depresión, porque son factores que sí vive el perro. En dos años de tratamiento, afortunadamente, Ónix pudo revertir el problema y ya está adoptada, volvió a aprender qué era una correa, un collar y una caricia, porque era un animal que caminaba pero se paraba si veía a un humano cerca.

¿Hay razas más peligrosas que otras, como los pitbull?

— Es un error etiquetar razas, decir que tales perros son asesinos, pues todos los animales responden a un estímulo y a cómo son tratados. Los pitbull son perros que por su composición genética son muy fuertes, por lo tanto, si llegan a agredir las consecuencias pueden ser muy graves, tanto para animales como humanos. Normalmente son canes que tienen problemas con otros perros, no es común que ataquen a las personas; sin embargo, sí hay que tener un trabajo conductual diferente y tratarlos de otra forma para poder integrarlos.

Animales rescatados

Entre 2018 y 2019 estos son los decomisos registrados por la autoridad:

  • Boa constrictor 3
  • Cocodrilo 28
  • Halcón 10
  • Víbora de cascabel 10
  • Serpiente sincuate 79
  • Tortuga 77
  • Iguana 38

¿Dónde y cómo adoptar?

  • Lugar: Brigada de Vigilancia Animal
  • Dirección: Avenida Manuel Ávila Camacho, Anillo Periférico S/N, Ciénega Grande, en la alcaldía de Xochimilco
  • Horario: 9:00 a 14:00, horas de lunes a viernes
  • Ejemplares en adopción: más de 100

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo